Saltar al contenido

Remedios Caseros Para Las Uñas Encarnadas

remedios naturales para las uñas encarnadas

¿Nunca has tenido una uña encarnada?, seguramente has necesitado entonces de remedios caseros para las uñas encarnadas. Sin embargo, muchos son los remedios que abundan por ahí y muy pocos son los que funcionan.

Aquí y ahora aprenderás a determinar qué hacer en caso de que tengas una uña encarnada. ¡Sigue leyendo para más información!

Causas de las uñas encarnadas

Se dice que la uña está encarnada cuando esta está tan enterrada en la piel que causa mucho dolor. Ello ocasiona que todo el dedo se inflame y se enrojezca como si de un globo rojo se tratase. Puede suceder en cualquiera de los dedos, aunque es más común encontrar uñas encarnadas en los dedos gordos del pie.

Alguna de las causas más comunes de las uñas encarnadas son:

  • Corte incorrecto de la uña.
  • Uso de zapatos muy apretados que asfixian a los dedos de los pies.
  • Acumulación de suciedad en las adyacencias de los dedos. Ello hace que el mismo se infecte.
  • Golpes constantes en la punta de los dedos.

Como podrás adivinar, esto es una molestia indescriptible, que solo entenderá el que haya pasado por este padecimiento. Por suerte para todos, existen varios remedios que pueden eliminar las uñas encarnadas. Dichos remedios son los que observarás justo aquí abajo.

Remedios caseros para combatir las uñas encarnadas

Entre la gama de remedios caseros para combatir las uñas encarnadas se pueden encontrar los siguientes:

  1. Ajo machacado: Como cosa rara, el ajo sale a relucir como remedio perfecto para casi cualquier cosa. En este caso, toca solucionar las uñas encarnadas. Machaca un diente de ajo y colócalo sobre el dedo inflamado. Mantenlo apretado con una gasa o venda y déjalo así durante toda la noche. Cuando despiertes, la hinchazón ya deberá haber terminado.
  2. Remojo como el remedio más tradicional para combatir la encarnación de las uñas: Para esto solo necesitas agua caliente. Introduce el dedo afectado y deja que pase un rato largo. Puedes agregar caléndula al agua para mejores efectos de relajación de la uña. ¡Así de sencillo!
  3. Sales de Epsom: Capaces de hacer que la piel ceda y así poder sacar la uña encarnada. Solo necesitas un cuarto de taza de sales de epsom para que tu dedo se mejore. Añade la medida ya mencionada a dos litros de agua y calienta la misma a una temperatura soportable. Sumerge tu dedo allí y relájate.
  4. Agua oxigenada: Desinfectante excelente para las uñas y la piel que se encuentra incrustada en ella. Toma media taza de agua oxigenada y un litro de agua para este remedio contra las uñas encarnadas. Igual que el remedio anterior, pon a calentar estos dos líquidos juntos y luego sumerge tus pies o el dedo afectado. ¡Al cabo de un rato te sentirás más que aliviado!
  5. Vinagre de manzana: De los muchos remedios caseros contra las uñas que existen, este es uno de los mejores. Solo coloca un par de gotas de este vinagre en la punta de la uña encarnada y listo.

No sospechabas que fuera tan fácil tratar las uñas encarnadas, ¿o sí? ¡No esperes más y usa estos remedios!

Otros remedios naturales que te pueden interesar

Acidez estomacal Acné
Adelgazar Afonía
Afrodisíacos Agujetas
Alergias Alopecia (Caída del cabello)
Amigdalitis Ampollas
Anemia Ansiedad
Artrosis Asma
Bajar la presión arterial Balanitis
Blanquear dientes Blanquear piel
Blefaritis Bronquitis
Cabello Saludable Calambres
Callos o durezas Cansancio
Caspa Catarro
Celulitis Ciática
Cistitis Colesterol
Colitis Colon Irritable
Congestión nasal Conjuntivitis
Cucarachas Dejar de beber
Dejar de fumar Depresión
Dermatitis Diabetes
Diarrea Disfunción eréctil
Dolor de cabeza Dolor de espalda
Dolor de estómago Dolor de garganta
Dolor de lumbago Dolor de muelas
Dolor de oído Dolor de pies
Dolor de regla Dolores musculares
Eczema o eccema Erisipela
Esguinces Estomatitis
Estreñimiento Estrés
Falta de apetito Faringitis
Fibromialgia Fiebre
Flemas Flemones
Forúnculos Garrapatas
Gases Gastritis
Gastroenteritis Gingivitis
Golondrinos Golpes
Gonorrea Gota (ácido úrico)
Granos Gripe
Hemorroides Hepatitis
Hernias Herpes
Hígado graso Hipo
Hongos Hormigas
Incontinencia Indigestión
Infección urinaria Infertilidad
Inflamación Insomnio
Irritación de la piel Juanetes
Ladillas Laringitis
Llagas en la boca Mal aliento
Mareos Memoria
Menopausia Migraña o Jaqueca
Mocos Molusco Contagioso
Moratones Náuseas
Nervios Ojeras
Olor de pies Orzuelo
Otitis Picor de garganta
Piojos Psoriasis
Quemaduras Reflujo gástrico
Resaca Resfriado
Rinitis Ronquidos
Rosácea Sarampión
Sarna Sinusitis
Sudor o Hiperhidrosis Tinnitus o Acúfenos
Tiroides Tos
Triglicéridos Úlceras
Uñas encarnadas Urticaria
Vaginosis Varicela
Varices Verrugas
Vértigo Vitíligo
Vómitos