Saltar al contenido

Remedios Caseros Para El Reflujo Gástrico

remedios naturales para el reflujo gástrico

Si hay algo desagradable en este mundo, es el hecho de tener reflujo gástrico imparable y devolver constantemente la comida. Cada vez es más constante este mal comportamiento de nuestro cuerpo y es por ello, que hoy verás cómo solucionarlo.

Despídete como se debe de este malestar con los siguientes remedios para el reflujo gástrico.

Qué remedios naturales son buenos para el reflujo gástrico

Existe una lista bastante larga y extensa de alimentos que sirven como cura natural para el reflujo gástrico. Con ellos, no necesitas depender de medicamentos ni tratamientos de ninguna índole médica. ¡Únicamente productos naturales! En toda esa gama de alimentos resaltan:

  1. El aloe vera: Planta multifacética que puede curar varios trastornos del cuerpo humano. Su jugo, puede ayudar a minimizar los síntomas del reflujo gástrico. Es recomendable, si quieres usarlo para este fin, que tomes media taza de jugo de aloe antes de comer.
  2. El regaliz: El cual actúa como escudo protector en tu estómago, el cual no deja salir prácticamente nada. Consume un té de regaliz después de cada comida y no deberías de tener problemas de reflujo. ¡Puedes acompañarlas con un poco de jengibre para mayor efectividad!
  3. Las almendras: Después de las comidas, consume dos o tres almendras y notarás que ya no tienes reflujo. Este alimento ayuda a regular el pH del cuerpo y por tanto, ayuda a mantener todo en su lugar.
  4. Manzanas: Si resulta que vas a comer pesado y probablemente tengas reflujo, entonces ingiere una manzana. Ella te ayudará a dejar todos los alimentos dentro de tu cuerpo.
  5. Té de manzanilla con menta: Los remedios para el reflujo gástrico nocturno más eficaces incluyen siempre este alimento. Toma té de manzanilla todas las noches a partir de ahora y el reflujo no será problema al dormir.

Estos son los tratamientos caseros para el reflujo gástrico que debes de probar ahora si quieres dejar de devolver comidas. ¡Su efectividad está prácticamente asegurada!

Consejos para detener el reflujo gástrico

Si los anteriores remedios caseros no son suficientes, entonces aquí tienes unos consejos para acabar con el reflujo gástrico. Toma nota y realiza los cambios pertinentes en tu vida para no padecer de nuevo esta clase de problemas. Aquí los consejos:

  • Mastica chicle después de las comidas. Hacer esto te ayudará a incrementar la producción de saliva. ¡Ello reduce la producción de ácidos en el estómago!
  • Duerme del lado izquierdo de tu cuerpo. Si lo haces, tu estómago no se verá forzado ni presionado de ninguna manera posible.
  • Trata de beber al menos 60ml de aloe vera al día.
  • Todas las mañanas, toma un vaso de agua tibia con jugo de limón fresco. ¡Esto prepara tu estomago para todo un día de truculencias!
  • Reduce las porciones de comida en tu plato.
  • Trata de esperar un mínimo de 45 minutos luego de una comida para acostarte a dormir.
  • Evita el sobrepeso y no dejes de comer sano y saludable.
  • Duerme a tus horas y trata de tener la cabeza lo más elevada posible.

Con todo esto, ya sabes cómo curar el reflujo gástrico para siempre, solo queda ponerlo a prueba.  ¡No dejes de emplear esto que es bueno para el reflujo gástrico!

Otros remedios naturales que te pueden interesar

Acidez estomacal Acné
Adelgazar Afonía
Afrodisíacos Agujetas
Alergias Alopecia (Caída del cabello)
Amigdalitis Ampollas
Anemia Ansiedad
Artrosis Asma
Bajar la presión arterial Balanitis
Blanquear dientes Blanquear piel
Blefaritis Bronquitis
Cabello Saludable Calambres
Callos o durezas Cansancio
Caspa Catarro
Celulitis Ciática
Cistitis Colesterol
Colitis Colon Irritable
Congestión nasal Conjuntivitis
Cucarachas Dejar de beber
Dejar de fumar Depresión
Dermatitis Diabetes
Diarrea Disfunción eréctil
Dolor de cabeza Dolor de espalda
Dolor de estómago Dolor de garganta
Dolor de lumbago Dolor de muelas
Dolor de oído Dolor de pies
Dolor de regla Dolores musculares
Eczema o eccema Erisipela
Esguinces Estomatitis
Estreñimiento Estrés
Falta de apetito Faringitis
Fibromialgia Fiebre
Flemas Flemones
Forúnculos Garrapatas
Gases Gastritis
Gastroenteritis Gingivitis
Golondrinos Golpes
Gonorrea Gota (ácido úrico)
Granos Gripe
Hemorroides Hepatitis
Hernias Herpes
Hígado graso Hipo
Hongos Hormigas
Incontinencia Indigestión
Infección urinaria Infertilidad
Inflamación Insomnio
Irritación de la piel Juanetes
Ladillas Laringitis
Llagas en la boca Mal aliento
Mareos Memoria
Menopausia Migraña o Jaqueca
Mocos Molusco Contagioso
Moratones Náuseas
Nervios Ojeras
Olor de pies Orzuelo
Otitis Picor de garganta
Piojos Psoriasis
Quemaduras Reflujo gástrico
Resaca Resfriado
Rinitis Ronquidos
Rosácea Sarampión
Sarna Sinusitis
Sudor o Hiperhidrosis Tinnitus o Acúfenos
Tiroides Tos
Triglicéridos Úlceras
Uñas encarnadas Urticaria
Vaginosis Varicela
Varices Verrugas
Vértigo Vitíligo
Vómitos