Saltar al contenido

Remedios Caseros Para Las Náuseas

remedios naturales para las nauseas

En este artículo hablaremos sobre los remedios caseros para las náuseas, las náuseas cuando vienen, vienen aportándonos una sensación de mal estar en la zona estomacal, estando asociada a la sensación de que en cualquier momento puedes vomitar.

Debes saber que antes de tomar ningún remedio de los que te contamos a continuación, lo primero que te aconsejamos hacer es que acudas a un profesional de la salud, él sabrá darte un diagnóstico certero y saber de dónde vienen esas nauseas, ya que pueden ser náuseas por alguna bacteria, por cólico o náuseas por el embarazo, las cuales difieren mucho de las normales y hay que tratarlas cuidadosamente.

Si las náuseas son por el embarazo no experimentes con estos remedios naturales, siempre acude a tu médico, él te dirá qué es lo que puedes tomar y lo que no.

Remedios naturales para las náuseas

Té de Hierbas

Los tés como el de camomila, limón, té de pimienta y menta, y el té de canela, harán que te sientas un  poco mejor y que esa sensación de malestar se vaya poco a poco.

Jengibre

El jengibre lo puedes tomar de manera natural, como por ejemplo tomando una raíz y haciendo una infusión de jengibre y limón, que será mano de santo para las náuseas, mareos y vómitos.

Galletas digestivas

Las galletas digestivas y los cereales con miel nos darán un aporte extra de energía que irá directo a nuestro estómago haciendo la función de retención, evitando así que vomites y que tengas náuseas.

Bebidas con Gas

Desde siempre es sabido que las bebidas gaseosas, sobre todo la coca cola (aunque no es muy sana) ha sido un remedio casero para quitar las náuseas y vómitos muy eficaz.

Caramelos Amargos

Los caramelos amargos o de menta pueden ser unos grandes aliados si por ejemplo las náuseas y los vómitos te aparecen cuando viajas en coche, esto sucede porque mientras saboreamos los caramelos, nuestro cerebro se centra en otra cosa distinta a las náuseas, evadiendo así la atención principal de las náuseas.

Agua, vinagre y miel

Para hacer este remedio casero deberás reunir una cucharada de miel, otra cucharada de vinagre de manzana y un vaso de agua que esté caliente, añadimos los ingredientes y tomamos a pequeños sorbos, o bien caliente o bien fría, eso ya es a gusto del consumidor.

Leche o Yogurt con comino

Este es el remedio casero para las náuseas más raro que probablemente hayas oído nunca, pero pese a ello, este remedio es muy efectivo y sólo necesitarás una cucharada pequeña de comino en polvo y mezclarla con un vaso de leche o un yogurt (lo que más te apetezca).

Bicarbonato y agua

Este remedio las mujeres embarazadas deben abstenerse de tomarlo, todos los demás pueden hacerlo, sólo necesitas media cucharadita pequeña de bicarbonato de sodio mezclado con un vaso de agua caliente, después bébela a sorbos muy pequeños.

Limón

Este remedio es muy sencillo, sólo necesitas un limón, antes de nada lávalo muy bien, porque ya sabes que las verduras llevan químicos en su piel que son importantes de quitar antes de consumirlo. Una vez lavado, corta el limón por la mitad y comienza a chuparlo, seguro que aliviarás la sensación de náuseas.

Hielo

Si tomas un cubito de hielo y te lo metes en la boca y vas chupando poco a poco, aliviarás la sensación de náuseas y seguramente que evitarás el vómito.

Agua, sal y limón

Para este remedio necesitas mezclar un poco de zumo de limón recién exprimido, añadirle un poco de agua hasta llenar un vaso y después ponerle un poquito de sal, remueve y bebe la mezcla sorbo a sorbo.

Otros remedios naturales que te pueden interesar

Acidez estomacal Acné
Adelgazar Afonía
Afrodisíacos Agujetas
Alergias Alopecia (Caída del cabello)
Amigdalitis Ampollas
Anemia Ansiedad
Artrosis Asma
Bajar la presión arterial Balanitis
Blanquear dientes Blanquear piel
Blefaritis Bronquitis
Cabello Saludable Calambres
Callos o durezas Cansancio
Caspa Catarro
Celulitis Ciática
Cistitis Colesterol
Colitis Colon Irritable
Congestión nasal Conjuntivitis
Cucarachas Dejar de beber
Dejar de fumar Depresión
Dermatitis Diabetes
Diarrea Disfunción eréctil
Dolor de cabeza Dolor de espalda
Dolor de estómago Dolor de garganta
Dolor de lumbago Dolor de muelas
Dolor de oído Dolor de pies
Dolor de regla Dolores musculares
Eczema o eccema Erisipela
Esguinces Estomatitis
Estreñimiento Estrés
Falta de apetito Faringitis
Fibromialgia Fiebre
Flemas Flemones
Forúnculos Garrapatas
Gases Gastritis
Gastroenteritis Gingivitis
Golondrinos Golpes
Gonorrea Gota (ácido úrico)
Granos Gripe
Hemorroides Hepatitis
Hernias Herpes
Hígado graso Hipo
Hongos Hormigas
Incontinencia Indigestión
Infección urinaria Infertilidad
Inflamación Insomnio
Irritación de la piel Juanetes
Ladillas Laringitis
Llagas en la boca Mal aliento
Mareos Memoria
Menopausia Migraña o Jaqueca
Mocos Molusco Contagioso
Moratones Náuseas
Nervios Ojeras
Olor de pies Orzuelo
Otitis Picor de garganta
Piojos Psoriasis
Quemaduras Reflujo gástrico
Resaca Resfriado
Rinitis Ronquidos
Rosácea Sarampión
Sarna Sinusitis
Sudor o Hiperhidrosis Tinnitus o Acúfenos
Tiroides Tos
Triglicéridos Úlceras
Uñas encarnadas Urticaria
Vaginosis Varicela
Varices Verrugas
Vértigo Vitíligo
Vómitos