Saltar al contenido

Remedios Caseros Para El Mareo

remedios para el mareo

El cuerpo está dotado de mecanismos sofisticados para mantenerlo en equilibrio. Uno de ellos es el sistema vestibular, ubicado en el oído interno.

Cuando hay descompas entre lo que los ojos ven y el movimiento, empiezan a aparecer los primeros síntomas del mareo.

Comer demasiado, ingerir mucha grasa, una comida «pesada», o incluso no comer nada, puede favorecer el mareo.

El cigarrillo, el alcohol, el olor desagradable, el ruido excesivo y el aire viciado son factores desencadenantes de mareo o vértigos.

A veces la causa del mareo reside en algún problema orgánico, probablemente de origen digestivo, como la dispepsia biliar. Algunos estudiosos sugieren que la falta del complejo B en la dieta podría aumentar la propensión a marearse.

Además de las causas orgánicas, están las causas psicológicas. Quién se preocupa demasiado por el malestar y cree que va a enfermar o vomitar, es probable que suceda.

La laberintitis es un trastorno que lleva a la cinetosis. Por otra parte, quien presenta constantes mareos debe verificar si no sufre de laberintitis. Algunos parásitos, como la giardiasis, favorecen también la aparición de la cinetosis.

Remedios naturales para el mareo

Jengibre

Esta planta es excelente para el tratamiento de la cinetosis, ayudando a aumentar la producción de jugo gástrico y saliva, lo que beneficia la digestión.

La preparación del té: Rallar una cucharada de raíz de jengibre y ponerlo en una taza de agua hirviendo. Tapar y dejar durante 10 minutos. Después, debe ser cocido y beber poco a poco, a lo largo del día, sin endulzar. Este té también puede ser empleado para el alivio de los mareos matrimoniales, normalmente asociados al inicio del embarazo.

Las cápsulas de jengibre también se pueden utilizar para los mareos de movimiento. Tome 6 cápsulas de 500 mg de jengibre en polvo, 45 minutos antes de comenzar el viaje.

El jengibre cristalizado puede ser masticado para el alivio rápido, sin causar ningún efecto secundario.

Menta

El té de menta y té de hinojo son excelentes para la digestión y calmar el estómago, dando alivio en tales casos.

Preparación:

  • Hervir medio litro de agua, añadir dos cucharadas de hojas frescas de menta y una cucharada de semillas de hinojo;
  • Dejar hervir por unos minutos, cuando esté tibio beber sin endulzar.

La dosis indicada por día son dos tazas. No debe ser consumido por personas con problemas gástricos como úlcera o gastritis y también por niños o bebés.

Poleo

Este té es muy suave, de sabor agradable y bastante eficaz en el tratamiento de los mareos.

Preparación:

Hervir una taza de agua y añadir una cucharada de ramas frescas o secas de la planta. Dejar en infusión por cinco minutos, servir y tomar. Se puede beber de dos en dos horas.

Manzanilla

La manzanilla calma el estómago, así que si el mareo es causado por la indigestión, es uno de los mejores remedios caseros para el mareo.

Preparación:

Hervir  una taza de agua y añadir una pequeña porción (una cucharada llena, más o menos) de las flores de manzanilla, dejando en infusión durante cinco minutos, colar después de ese tiempo. Beber cuando esté frío, poco a poco.

Consejos para evitar el mareo

Mirar hacia un punto fijo y quedarse quieto. No mover la cabeza mirando hacia atrás o hacia el lado. En el caso de viaje en barco, no mirar la línea del horizonte, que «se mueve» en relación a la referencia del buque.

  • Respirar despacio y profundamente es ideal para relajarse y aliviar el mareo.
  • Evitar leer durante el viaje. O traer el libro más cerca de los ojos.
  • No comer antes del viaje, alimentos pesados, o cualquier cosa que le haga mal.
  • Viajar en el asiento delantero del coche y concentrarse en la carretera, por delante.
  • En el avión, cerrar los ojos, relajarse, respirar profundamente, o mirar a un punto fijo.
  • En el autobús, evitar asientos en la parte trasera, donde el balanceo es más intenso. En el barco, preferir lugares más al medio o al frente de la embarcación.

Otros remedios naturales que te pueden interesar

Acidez estomacal Acné
Adelgazar Afonía
Afrodisíacos Agujetas
Alergias Alopecia (Caída del cabello)
Amigdalitis Ampollas
Anemia Ansiedad
Artrosis Asma
Bajar la presión arterial Balanitis
Blanquear dientes Blanquear piel
Blefaritis Bronquitis
Cabello Saludable Calambres
Callos o durezas Cansancio
Caspa Catarro
Celulitis Ciática
Cistitis Colesterol
Colitis Colon Irritable
Congestión nasal Conjuntivitis
Cucarachas Dejar de beber
Dejar de fumar Depresión
Dermatitis Diabetes
Diarrea Disfunción eréctil
Dolor de cabeza Dolor de espalda
Dolor de estómago Dolor de garganta
Dolor de lumbago Dolor de muelas
Dolor de oído Dolor de pies
Dolor de regla Dolores musculares
Eczema o eccema Erisipela
Esguinces Estomatitis
Estreñimiento Estrés
Falta de apetito Faringitis
Fibromialgia Fiebre
Flemas Flemones
Forúnculos Garrapatas
Gases Gastritis
Gastroenteritis Gingivitis
Golondrinos Golpes
Gonorrea Gota (ácido úrico)
Granos Gripe
Hemorroides Hepatitis
Hernias Herpes
Hígado graso Hipo
Hongos Hormigas
Incontinencia Indigestión
Infección urinaria Infertilidad
Inflamación Insomnio
Irritación de la piel Juanetes
Ladillas Laringitis
Llagas en la boca Mal aliento
Mareos Memoria
Menopausia Migraña o Jaqueca
Mocos Molusco Contagioso
Moratones Náuseas
Nervios Ojeras
Olor de pies Orzuelo
Otitis Picor de garganta
Piojos Psoriasis
Quemaduras Reflujo gástrico
Resaca Resfriado
Rinitis Ronquidos
Rosácea Sarampión
Sarna Sinusitis
Sudor o Hiperhidrosis Tinnitus o Acúfenos
Tiroides Tos
Triglicéridos Úlceras
Uñas encarnadas Urticaria
Vaginosis Varicela
Varices Verrugas
Vértigo Vitíligo
Vómitos