Saltar al contenido

Remedios Caseros Para Los Forúnculos

remedios naturales para furunculos
Remedios Caseros Para Los Forúnculos
5 (100%) 1 vote

A aquella infección capaz de atacar a los folículos pilosos del organismo se le conoce como Forúnculo o Furúnculo. Comunes, molestos y nocivos para la salud son solo algunas palabras que describen de manera acertada este malestar.

Puede ser causado por múltiples causas entre ellas el exceso de sebo en el cuerpo humano.

Son molestas protuberancias llenas de pus que salen en el cuerpo y que pueden ser eliminadas si se implementan los remedios caseros adecuados.

Los más adecuados remedios caseros para los forúnculos

Compresas de agua caliente

De entre todos los remedios caseros que existen actualmente, solo este resalta por su sencillez de elaboración. Simplemente deberás crear una compresa caliente, humedeciendo una pequeña toalla en agua caliente y luego exprimiendo la misma y colocándola en la zona afectada.

De esta forma, estarás incentivando a los folículos a que se abran y drenen el exceso de pus que tienen en su interior.

Arcilla verde

Una gran alternativa para eliminar los forúnculos de la cara si es que estos no dejan de ser tan constantes. Solamente tendrás que conseguir en cualquier tienda naturista un paquete de esta arcilla tan especial y luego, en tu casa, mezclarla con un poco de agua hasta que formes una pasta.

Dicha pasta tendrás que aplicarla en la zona afectada, dejando actuar a la arcilla por alrededor de 10 minutos.

Tendrás que repetir el tratamiento varias veces al día hasta que el mismo se empiece a secar y, por tanto, a desaparecer.

Cúrcuma

De nuevo hace su aparición este ingrediente de la cocina para funcionar como un remedio casero. En este caso, se puede utilizar la cúrcuma para quitarlos ya que la misma resulta ser un exfoliante natural que elimina las infecciones y es capaz de drenar el pus.

Simplemente tendrás que mezclar un poco de cúrcuma con agua mineral hasta formar una pasta y luego aplica la misma en el área afectada por al menos 30 minutos. Repite esto tres veces al día y podrás decirle adiós a los forúnculos.

La cebolla del ajo

Por separados, estos dos ingredientes pueden traer mucho bien a tu cuerpo. No obstante, juntos pueden formar un remedio poderoso capaz de funcionar como varios antibióticos para forúnculos súper concentrados.

Tendrás pues, que tomar el jugo de una cebolla y mezclarlo con al menos 4 dientes de ajo debidamente triturados. Cuando la mezcla quede totalmente homogénea, esparce un poco de la misma sobre la zona afectada y déjalo actuar por 20 o 25 minutos. Luego, enjuaga con abundante agua.

Puede que este remedio tenga un fuerte olor, pero ten la certeza de que podrás drenar el pus en cuestión de minutos.

Harina de maíz

Primeramente deberás poner a hervir un poco de agua y mezclarla con esta harina en específico. Ello, hasta que puedas obtener una pasta que deberás aplicar en el área afectada por los forúnculos.

Procura tapar el área con una gasa para que la harina tenga un efecto más inmediato. Del mismo modo, también procura repetir este remedio tres veces al día por unos 20 minutos cada una de estas repeticiones.

Papa

Toma una rodaja de papa pelada correctamente y frota con ella el área que te molesta. Deja que las propiedades de la papa actúen por al menos 15 minutos y luego enjuaga con abundante agua.

Este remedio tan simple podrá hacer que la hinchazón caiga drásticamente y también hará que el grano desaparezca en cuestión de minutos.

Aceite de árbol de té

Como todos los remedios que incluyen aceites, este deberás hacerlo practicando un suave y delicado masaje con el mismo en donde yace el forúnculo. Si lo haces de manera cotidiana y sutil, esa protuberancia que tanto te molesta desaparecerá, sin importar en qué sitio del cuerpo se encuentre.

Procura no usar más de dos gotas de este aceite en tu piel, ya que el mismo puede llegar a quemar la misma.

Ortiga

Si quieres depurar tu cuerpo entonces consume tres veces al día una taza de té de ortiga y verás cómo tu organismo se limpia, trayendo consigo que desaparezcan progresivamente.

Ya sabiendo por qué salen los forúnculos y cómo curarlos, no queda más que hacer salvo probar estos efectivos remedios.

Qué son los Forúnculos

Como bien se dijo anteriormente, son infecciones que atacan tejido subcutáneo y los folículos pilosos de la piel. Puede llegar a aparecer de manera individual o en conjunto, formando consigo una infección más extensa. ¡A esto último se le suele conocer como ántrax!

Físicamente hablando, los Furúnculos cobran forma de pequeños bultos llenos de pus hasta más no poder. En sus inicios, suelen ser de color rojo hasta llenarse de suficiente pus para tornarse amarillentos.

Generalmente, suelen aparecer en las zonas de alta cantidad en pelaje o vello capilar. Además, el índice de recurrencia aumenta cuando estas zonas son húmedas y con exceso de fricción. ¡Un claro ejemplo de estas áreas del cuerpo pueden ser las nalgas o la ingle!

Curiosamente, pese al parecido físico que puedan tener, un forúnculo no es igual a una espinilla gigante. Su más grande diferencia radica en sus dos procesos de formación. Se forma por una infección bacteriana mientras que el acné no. Pese a ello, el hecho de poseer acné puede abrir las puertas a la aparición de Forúnculos en el cuerpo.

En lo que respecta a esta infección en la piel, vale la pena mencionar que puede aparecer en cualquier parte. Es más propenso en los lugares que cumplen con las condiciones previamente mencionadas.

Síntomas que suele causar un Forúnculo

Los mismos, pueden ser muy característicos y reveladores si se estudian con bastante detenimiento. Por tanto, vale la pena conocer estos síntomas:

  • Enrojecimiento excesivo e hinchazón de la piel.
  • Picazón en la zona donde aparezca.
  • Dolor excesivo y punzante en la zona afectada, lo que impide siquiera tocar dicha zona. Esto suele ser un dolor bastante molesto ya que los forúnculos suelen aparecer en las articulaciones. ¡Estos lugares se caracterizan por estar en constante roce!

Este padecimiento no suele tener tantas complicaciones a lo largo de su existencia en el cuerpo. De hecho, un Forúnculo ordinario no suele durar más de dos semanas en la piel de las personas. Si este tiempo llega a excederse deberás acudir cuanto antes a un médico especialista.

Entre aquellas pocas complicaciones se puede encontrar lo siguiente:

  • Envenenamiento de la sangre: Esto llega a ocurrir cuando las bacterias causantes de la afección se cuelan por el torrente sanguíneo. Ello hace que la infección pueda propagarse a otros rincones del cuerpo, incluyendo el corazón.
  • Resistencia a los antibióticos: Si la infección resulta ser muy seria y no se trata a tiempo, esto puede llegar a suceder. De ser así, la infección cobrará matices más alarmantes y los métodos para tratarla serán más extremos. ¡Toda una complicación sin duda!

A estas alturas del partido, puede que te estés preguntando qué es lo que causa la aparición de los Forúnculos. ¡No podrás creer todo lo que puede propiciar el origen de esta enfermedad!

Causas que incurren en la aparición del Forúnculo

¿Cuál es la bacteria que causa el Forúnculo? Pues, esta recibe el nombre de Staphylococcus aureus y es más común de lo que imaginas. ¡Literalmente se encuentra por todos lados! Otras bacterias  también pueden causarlos en la piel, aunque la ya mencionada es la más común de todas.

A esta causa tan particular se le pueden unir otros factores de riesgo que pueden traer consigo. Que son:

  • Estar muy cerca de un foco de infección. Dicho en otras palabras, estar en contacto directo con alguna persona que tenga la infección. Recuerda que esta es una enfermedad infecciosa de la piel y por tanto, puede llegar a contagiarse gradualmente.
  • Problemas o enfermedades de la piel que comprometan la salud de la misma.
  • Sistema inmunológico debilitado. Este suele ser un factor de riesgo bastante recurrente en la actualidad. ¡Mantén altas tus defensas!
  • Diabetes, enfermedad capaz de hacer mucho más difícil para el cuerpo combatir cualquier clase de infección.
  • Factores genéticos. Puede que tu predisposición a padecer este mal de la piel sea bastante elevada. ¡En cierta medida esta enfermedad puede llegar a ser hereditaria!
  • Insuficiencia renal.
  • Obesidad o sobrepeso.
  • Gozar de edad avanzada.
  • Déficit evidente en los cuidados de higiene.
  • Padecer de cirrosis, enfermedad crónica e incurable del hígado.
  • Tener VIH positivo.
  • El uso desmedido de ropa o prendas de vestir sumamente apretadas.

Con todos estos factores de riesgo de los Furúnculos, queda en evidencia que cualquiera puede llegar a tener esta enfermedad. ¡No importa si goza de muy buena salud o de una edad particularmente elevada!

Tratamientos

Como primera advertencia para curar los Forúnculos, se debe decir que estos abscesos no se deben exprimir por cuenta propia. ¡Esto solo agrava mucho más la situación!

Usualmente este brote sana por su cuenta, sin necesidad siquiera de acudir a un médico especialista. Por si no lo sabias, estos forúnculos necesitan abrirse por sí solos para drenar el pus que los invade. ¡Es normal entonces que se tienda a la mejoría en los casos más ordinarios!

Si quieres fomentar la curación de estos abscesos, bien puedes probar con los siguientes tratamientos caseros:

  • Usa compresas humedecidas en agua caliente para calmar la hinchazón. ¡Tan solo debes colocar la compresa en el lugar de la molestia y listo! Esto puedes repetirlo varias veces al día para aliviarte rápidamente.
  • Puedes crear un ungüento medicinal o comprar uno similar en la farmacia más cercana. ¡Ellos pueden reducir los problemas dramáticamente!

Si la situación se complica por uno u otro motivo, no quedará más remedio que acudir ante un profesional capacitado. El mismo, seguramente extirpará el pus proveniente del Forúnculo de manera quirúrgica. ¡Esto suele llevarse a cabo cuando el forúnculo tiene varias bolsas de pus o cuando está ubicado en una zona delicada!

¿Cómo prevenir los Forúnculos?

De este tema en particular, se puede mencionar las mejores maneras para prevenir. ¡Así no tendrás de qué preocuparte!

Lo primero a considerar para prevenir este malestar, es procurar no usar ropa muy ajustada. Sumado a esto, también se debe procurar tener una buena higiene personal que no deteriore tu vida cotidiana. ¡Verse saludable es estar saludable!

En resumidas cuentas, pueden ser prevenidos y tratados siempre y cuando se tenga la disposición de hacerlo. ¡Ten presente todo lo que has leído hasta ahora y no dejes que este mal llegue a propagarse o a ponerse peor! De igual forma, no hay mucho de qué preocuparse, ¿o sí?

Otros remedios naturales que te pueden interesar