Saltar al contenido

Remedios Caseros Para La Faringitis

tratamiento natural para la faringitis
Remedios Caseros Para La Faringitis
5 (100%) 2 votes

La faringitis es una inflamación de la faringe causada por amigdalitis, anginas, gripe, las enfermedades de la garganta, resfriados y sinusitis.

Los alimentos o líquidos helados, el humo del tabaco y el uso de bebidas alcohólicas también causan inflamación de la faringe. Los síntomas más comunes son fiebre alta, tos, dolor, calor y sensación de aprieto en la garganta.

En los casos crónicos ocurre la formación de pus, acompañado de ardor y enrojecimiento, expectoración difícil, dificultad para tragar y zumbido en los oídos.

Los síntomas tienden a ser más común en la época de invierno cuando el aire seco y el aumento de hacinamiento interiores facilitar la entrada de virus y bacterias a través de las vías respiratorias.

Cuando la inflamación alcanza un área muy grande, puede causar trastornos en la respiración, siendo común la manifestación de cansancio.

Cualquier persona puede desarrollar faringitis, pero algunos factores externos y comportamientos de riesgo pueden contribuir a la aparición del trastorno, tales como:
­

  • Exposición al humo del tabaco
    ­
  • Alergias
    ­
  • Exposición a componentes químicos
    ­
  • Infecciones respiratorias crónicas
    ­
  • Frecuentar ambientes cerrados
    ­
  • Inmunidad baja

El paciente debe reposar y su fiebre debe ser inmediatamente controlada. Para aliviar el dolor, hacer gárgaras con agua caliente y sal de cocina.

Evitar ingerir líquidos y alimentos fríos, evita exponerte a temperaturas bajas y ambientes donde haya polvo, humo y moho. Bebe mucha agua en abundancia.

A continuación te mostramos algunos de los mejores remedios naturales para la faringitis.

Remedios naturales para la faringitis

Tratamiento de la faringitis con jengibre

Las propiedades del jengibre para la salud son muchas, a continuación os dejamos una receta para tratar la faringitis de forma natural y muy efectiva.
Los ingredientes son:

  • 1 canela;
  • 1 clavo;
  • ½ taza de agua;
  • 1 limón;
  • 2 cucharadas de jengibre rallado;
  • 4 cucharadas de azúcar.

Preparación:

  • Haz un caramelo con el azúcar y echa el jengibre, 1 rebanada del limón (sin la cáscara), el clavo y la canela;
  • Añade el agua y deja hervir unos 15 minutos (remover de vez en cuando);
  • Retira del fuego, servir y tomar aún caliente antes de dormir.

Té de orégano para la faringitis

Los ingredientes son:

  • 1 litro de agua;
  • 20g de flores de orégano;
  • Miel a gusto;
  • Jugo de 1 limón.

Preparación:

  • Haz una infusión con el orégano y el agua;
  • Deja reposar durante 20 minutos;
  • Añade miel y el jugo de limón cuando la vayas a tomar;
  • Beber 3 tazas durante el día.

¿Qué es la Faringitis y cuáles son sus síntomas?

Cuando la pared de la faringe o el tejido linfático que la envuelve se inflama, a eso se le conoce como faringitis. Es pues, una enfermedad de la garganta que ataca la zona previamente mencionada y la hincha hasta más no poder.

Es una enfermedad infecciosa que suele transmitirse por vías respiratorias.

La faringitis se encuentra muy ligada con la enfermedad conocida como amigdalitis, llegando a producirse ambas al mismo tiempo. Además, dicha enfermedad resulta ser muy común en niños y adolescentes, siendo esta la causa principal del absentismo escolar.

Técnicamente, lo que se inflama en este caso no es la faringe como tal sino más bien su mucosa. Ello hace que la persona que padezca esta enfermedad llegue a presentar los siguientes síntomas:

  • Presencia de amígdalas inflamadas, lo que puede ocasionar obstrucción de la respiración.
  • Fiebres que oscilan los 39 y los 40 grados centígrados.
  • Dificultad en la deglución.
  • Fuerte dolor de garganta.
  • Dolores en las articulaciones, acompañado también de dolores musculares.
  • Erupciones cutáneas.
  • Inflamación de los ganglios linfáticos en el cuello, lo cual produce mucha molestia y dolor.

Vale mencionar que la mayoría de los casos de faringitis suelen ocurrir en los días más fríos del año. Ello, motivado a la gran cantidad de virus y bacterias que suelen proliferar durante este cambio de temperaturas.

Además, esta enfermedad suele propagarse con frecuencia entre miembros de la misma familia. Así que, se debe tener mucha precaución al respecto.

Causas de la Faringitis

Lo antes comentado puede hacerte pensar que la causa real son los virus y las bacterias, efectivamente.

Esta enfermedad es causada por virus, bacterias y cualquier otro germen nocivo para la salud. Esto quiere decir que la faringitis es una de las más frecuentes enfermedades infecciosas que existen actualmente.

Siendo lo anterior dicho un hecho palpable, se puede enlistar entonces las más comunes:

  1. El estreptococo beta-hemolítico A, el cual suele atacar a la población infantil en mayor medida que a la población adulta.
  2. El estreptococo dysgalactiae, al igual que otros gérmenes como el  Neisseria gonorrhoeae y el fusobacterium necrophorum.
  3. Los adenovirus, conocidos también por propiciar la aparición de amigdalitis y faringitis por igual.
  4. El virus de la gripe, causante en menor medida de la faringitis.
  5. El reflujo gástrico, una causa muy poco habitual de la faringitis.
  6. El tabaquismo y el déficit de vitaminas que mantengan el cuerpo debidamente protegido.

Tipos de Faringitis

Algo que quizás desconocías es precisamente el hecho de que existan varios tipos. Dichos tipos se diferencian entre sí por sus síntomas tan particulares. Suelen ser dos tipos los que comúnmente se padecen, siendo conocidos como:

  1. Faringitis aguda, la cual está asociada en gran medida con las infecciones ocasionadas por virus. Este tipo suele comenzar de manera agresiva y desencadena los siguientes subtipos de faringitis:
    • La Faringitis difusa, donde el primer síntoma suele ser el catarro común y la fiebre baja.
    • La faringitis-amigdalitis, caracterizado en gran medida por el dolor de garganta.
    • La faringitis por edema de úvula, el cual debe ser tratado a la brevedad posible gracias a sus complicaciones.
  2. Faringitis crónica, tipo de infección que incide por mucho más tiempo en la persona afectada. A diferencia del tipo anterior, esta suele ser ocasionada por factores tóxicos que irritan la zona afectada. De este tipo, se pueden subdividir otros dos tipos de faringitis:
    • La faringitis atrófica, donde la pared de la faringe parece verse mucho más delgada de lo normal.
    • La faringitis hipertrófica, donde se inflama la mucosa faríngea, trayendo consigo dolor al tragar.

Diagnóstico y tratamiento para la faringitis

Si se tiene sospecha de la presencia de faringitis en el cuerpo, lo más recomendable es acudir ante un médico especialista. ¡Solo esta persona podrá determinar si realmente padeces esta enfermedad y qué es lo que la causa!

Para ello, dicho especialista necesita inspeccionar la zona de la garganta y realizar una serie de exámenes particulares.

Una vez diagnosticado y determinado el tipo que se posees, el especialista incurrirá en tratar la faringitis. Siendo así, puede que te ordene seguir un tratamiento antibiótico dependiendo del tipo de bacteria que causa la faringitis. A su vez, esta clase de tratamientos puede englobar lo siguiente:

  • Mantenimiento de una buena hidratación en el hogar tomando mucha agua y guardando reposo.
  • Ingesta cotidiana y controlada de analgésicos que puedan calmar el dolor de garganta.
  • Medicamentos que disminuyan la viscosidad del moco como los mucolíticos.
  • Lavar la zona de la faringe y las fosas nasales con suero salino para así reducir los agentes contaminantes.
  • Consumir fármacos como los antipiréticos para reducir la fiebre en el paciente.

Como ves, estos tratamientos de la faringitis no son definitivos y pueden llegar a ser muy variados y diferentes. ¡Todo depende del tipo de faringitis que padezcas!

Complicaciones de la Faringitis

Finalmente, se puede cerrar este tema mencionando las diferentes complicaciones que puede tener esta enfermedad. Las mismas, aunque no lo creas, están fuertemente ligadas con el descuido de la faringitis en sus primeras etapas.

  • La endocarditis, lo cual no es más que la inflamación de las válvulas y el tejido cardíaco.
  • La glomerulonefritis o lo que es igual, la infección renal, capaz de hacerte durar una temporada en el hospital.

Dichas complicaciones son muy poco frecuentes si estás siguiendo un tratamiento adecuado de la faringitis. Así que ya lo sabes, ¡cuídate tanto como puedas y procura estar siempre saludable comiendo y viviendo sanamente!

Otros remedios naturales que te pueden interesar