Saltar al contenido

Remedios Caseros Para El Estrés

remedios naturales para el estres

Hoy en día la muchos de nosotros nos sentimos, en gran parte, acelerados por el trabajo, provocando que tengamos menos tiempo para disfrutar de los que nos gusta o para dedicárselo a aquello que queremos. Esto acaba causando una oleada de estrés en muchas personas.

En esta ocasión vamos a ver varios remedios caseros que pueden ayudar a combatir este problema que afecta a millones de personas.

Una opción es invertir en el consumo de alimentos ricos en vitamina del complejo B como la carne roja, la leche y el germen de trigo, y también tomar jugo de naranja con maracuyá, ya estos alimentos mejoran en gran parte el funcionamiento del cuerpo ayudando a mantener la calma y la serenidad en momentos conflictivos.

Combatir el estrés con una buena alimentación

La alimentación para combatir el estrés debe contener alimentos ricos en vitamina B porque mejoran el sistema inmune y aumentan la energía del organismo combatiendo el estrés y el cansancio generalizado, además de disminuir la irritabilidad que generalmente es el principal síntoma involucrado.
Algunos ejemplos de alimentos ricos en vitaminas del complejo B son:

  • Vegetales: Plátanos y verduras de hoja oscura, germen de trigo y levadura decerveza.
  • Animal: La carne roja, carne de hígado, huevos, queso y leche.

En situaciones de sospechas de carencia de vitaminas debes consultar a un médico para evaluar e identificar posibles errores alimentarios, ajustar la dieta y prescribir suplementos alimenticios.

Remedios naturales para el estrés

Combatir el estrés con jugos

Un excelente remedio casero contra el estrés es el jugo de naranja con maracuyá. La naranja es rica en vitamina C que disminuye la cantidad de cortisol, la hormona del estrés, en la corriente sanguínea mientras que la maracuyá posee propiedades calmantes naturales.

Ingredientes:

  • 2 a 4 naranjas
  • Pulpa de 2 maracuyás

Preparación:

  • Pasar la naranja por la licuadora y mezclar su jugo con la pulpa de la maracuyá y endulzar al gusto.
  • Tomar este jugo inmediatamente después para que su vitamina C no se pierda.
  • Tomar 2 vasos de este jugo de naranja al día durante 1 mes para luego evaluar los resultados.

El mejor momento para tomar el jugo es por la mañana, durante el desayuno y media tarde, después del almuerzo.

Té de Melissa

Hierve una taza de agua, echa 1 cucharada de hojas de melissa picadas y deja en infusión, tapándolo durante 10 minutos. Toma una taza de té tres veces al día.

Este té, además de calmante, tiene poder analgésico y puede ser utilizado para curar el dolor de cabeza.

Té de maracuyá

Hierve una taza de agua, y echa 1 cucharada de postre de hojas de maracuyá, 1 cucharada de postre de melissa  y deja en infusión durante algunos minutos. Toma una taza tres veces al día.

Té de manzanilla

¡Todos conocemos el poder calmante de este té! Es uno de los más utilizados cuando se trata de calmar los nervios, además de muchas otras aplicaciones.

Hervir una taza de agua, poner el té de manzanilla, puede ser en especia, con semillas, flores y hojas, o incluso los que se venden en cajas.

Deja en infusión unos cinco minutos y tomar.

Puede ser bebido varias veces al día.

Este té, y tranquilizador, alivia los síntomas estomacales que pueden venir del estrés, tales como el dolor de estómago o las náuseas.

Otros remedios naturales que te pueden interesar

Acidez estomacal Acné
Adelgazar Afonía
Afrodisíacos Agujetas
Alergias Alopecia (Caída del cabello)
Amigdalitis Ampollas
Anemia Ansiedad
Artrosis Asma
Bajar la presión arterial Balanitis
Blanquear dientes Blanquear piel
Blefaritis Bronquitis
Cabello Saludable Calambres
Callos o durezas Cansancio
Caspa Catarro
Celulitis Ciática
Cistitis Colesterol
Colitis Colon Irritable
Congestión nasal Conjuntivitis
Cucarachas Dejar de beber
Dejar de fumar Depresión
Dermatitis Diabetes
Diarrea Disfunción eréctil
Dolor de cabeza Dolor de espalda
Dolor de estómago Dolor de garganta
Dolor de lumbago Dolor de muelas
Dolor de oído Dolor de pies
Dolor de regla Dolores musculares
Eczema o eccema Erisipela
Esguinces Estomatitis
Estreñimiento Estrés
Falta de apetito Faringitis
Fibromialgia Fiebre
Flemas Flemones
Forúnculos Garrapatas
Gases Gastritis
Gastroenteritis Gingivitis
Golondrinos Golpes
Gonorrea Gota (ácido úrico)
Granos Gripe
Hemorroides Hepatitis
Hernias Herpes
Hígado graso Hipo
Hongos Hormigas
Incontinencia Indigestión
Infección urinaria Infertilidad
Inflamación Insomnio
Irritación de la piel Juanetes
Ladillas Laringitis
Llagas en la boca Mal aliento
Mareos Memoria
Menopausia Migraña o Jaqueca
Mocos Molusco Contagioso
Moratones Náuseas
Nervios Ojeras
Olor de pies Orzuelo
Otitis Picor de garganta
Piojos Psoriasis
Quemaduras Reflujo gástrico
Resaca Resfriado
Rinitis Ronquidos
Rosácea Sarampión
Sarna Sinusitis
Sudor o Hiperhidrosis Tinnitus o Acúfenos
Tiroides Tos
Triglicéridos Úlceras
Uñas encarnadas Urticaria
Vaginosis Varicela
Varices Verrugas
Vértigo Vitíligo
Vómitos