Saltar al contenido

Remedios Caseros Para La Estomatitis

remedio natural para la estomatitis aftosa

La estomatitis se produce cuando múltiples heridas, conocidas como aftas, se desarrollan en la boca, lengua, encías, interior de las mejillas o se extienden por todo el esófago, causando problemas de garganta. Suele durar un promedio 10 días, y los síntomas más comunes, además de los dolores de las pequeñas úlceras, son: fiebre, cansancio, sequedad y enrojecimiento de la zona lateral de la boca.

Se produce en todas las edades, pero suele aparecer con más frecuencia en los niños. Sus causas varían, pudiendo surgir en períodos de intenso estrés o inmunidad baja. Factores como el VIH, traumas profundos, alergias o deficiencia nutricional también facilitan la manifestación de esas aftas.

La ingestión de bebidas alcohólicas y el consumo abusivo de tabaco son otras de las causas de la estomatitis aftosa. El tratamiento para aliviar los síntomas puede ser casero. En combinación con una higiene bucal correcta, derivada de un buen cepillado y uso de antisépticos, estas recetas naturales son bastante eficaces. Si aún así las heridas no desaparecen, es aconsejable que se acudas a un médico.

Remedios naturales para las aftas

Enjuagues bucales

Los enjuagues bucales en el tratamiento de la estomatitis son ideales. Coloque 60 gramos de carqueja en un litro de agua, espera 15 minutos y enjuágate la boca con el líquido. Utilízalo siempre que te cepilles los dientes o cuando lo consideres necesario.

También se puede hacer una solución de 50 gramos de albahaca seca mezclada en un litro de agua. Espera durante 15 minutos y luego úsala para enjuagarte la boca varias veces al día.

Té de hidrastis

La hidrastis es una planta con propiedades antimicrobianas, astringentes y anti-inflamatorias. Por lo tanto, su uso es recomendado contra las aftas.

Coloca una taza de la raíz de hidrastis en una olla de agua hirviendo, tapa y esperar unos 15 minutos. Luego, con el té aún tibio, haz gárgaras de forma que quede sobre el área afectada. Repite este procedimiento varias veces al día.

Fermentos y propóleos

La mezcla de fermentos lácticos (bacterias originadas de la leche), con propóleos también se indica en el tratamiento de esta enfermedad.

Clavo de la india

El clavo tiene varias propiedades analgésicas, anti-inflamatorias y antisépticas, lo que permite que quede libre de microorganismos y bacterias, además de eliminar el dolor. Masticar el clavo algunas veces durante el día.

Sal marina

Este remedio casero es sólo para aquellos que tengan el suficiente valor. La sal marina elimina todas las heridas y ayuda en la cicatrización, pero va a arder bastante. Mezclar un poco de sal con agua tibia y realizar gárgarass de dos a tres veces al día.

Otros remedios naturales que te pueden interesar

Acidez estomacal Acné
Adelgazar Afonía
Afrodisíacos Agujetas
Alergias Alopecia (Caída del cabello)
Amigdalitis Ampollas
Anemia Ansiedad
Artrosis Asma
Bajar la presión arterial Balanitis
Blanquear dientes Blanquear piel
Blefaritis Bronquitis
Cabello Saludable Calambres
Callos o durezas Cansancio
Caspa Catarro
Celulitis Ciática
Cistitis Colesterol
Colitis Colon Irritable
Congestión nasal Conjuntivitis
Cucarachas Dejar de beber
Dejar de fumar Depresión
Dermatitis Diabetes
Diarrea Disfunción eréctil
Dolor de cabeza Dolor de espalda
Dolor de estómago Dolor de garganta
Dolor de lumbago Dolor de muelas
Dolor de oído Dolor de pies
Dolor de regla Dolores musculares
Eczema o eccema Erisipela
Esguinces Estomatitis
Estreñimiento Estrés
Falta de apetito Faringitis
Fibromialgia Fiebre
Flemas Flemones
Forúnculos Garrapatas
Gases Gastritis
Gastroenteritis Gingivitis
Golondrinos Golpes
Gonorrea Gota (ácido úrico)
Granos Gripe
Hemorroides Hepatitis
Hernias Herpes
Hígado graso Hipo
Hongos Hormigas
Incontinencia Indigestión
Infección urinaria Infertilidad
Inflamación Insomnio
Irritación de la piel Juanetes
Ladillas Laringitis
Llagas en la boca Mal aliento
Mareos Memoria
Menopausia Migraña o Jaqueca
Mocos Molusco Contagioso
Moratones Náuseas
Nervios Ojeras
Olor de pies Orzuelo
Otitis Picor de garganta
Piojos Psoriasis
Quemaduras Reflujo gástrico
Resaca Resfriado
Rinitis Ronquidos
Rosácea Sarampión
Sarna Sinusitis
Sudor o Hiperhidrosis Tinnitus o Acúfenos
Tiroides Tos
Triglicéridos Úlceras
Uñas encarnadas Urticaria
Vaginosis Varicela
Varices Verrugas
Vértigo Vitíligo
Vómitos