Saltar al contenido

Remedios Caseros Para El Eczema o Eccema

remedios naturales para el eczema

La piel es la primera línea de defensa de nuestro cuerpo. Si padeces de eczema, tu piel probablemente esté produciendo menos grasa y menos oleosidad de lo que debería producir, lo que hace que la capacidad de retención de agua se vea disminuida considerablemente.

Esto hace que el espacio entre las células aumente y que no exista humedad entre ella, facilitando la entrada de bacterias. Por esa razón muchos jabones y detergentes pueden poner el eczema peor de lo que en un principio estaba y agravar los síntomas.

El eccema puede ser causado por varios factores: factores externos, tales como la contaminación y que son inherentes al cuerpo humano. Es el caso de la retención de sudores, de las alteraciones hormonales o psicológicas y de los cambios vasculares.

También puede estar causado por una mala digestión y condiciones como el síndrome de intestino permeable. El estrés, el embarazo, la herencia, los medicamentos y las inmunodeficiencias, también pueden contribuir al eczema y dermatitis.

Cuando se ve afectado por consecuencias externas, el eczema puede deberse a las alergias, factores ambientales y traumatismos. El eczema casi siempre se caracteriza por ser una erupción rojiza que puede aparecer en todo el cuerpo, pero que sobre todo aparece en personas que tienen la piel muy seca o muy sensible.

Los lugares donde suele aparecer el eccema son en las manos, las rodillas, en la cara y en la espalda, provocando picor en la mayoría de los casos.

Las personas con eczema generalmente son diagnosticados con la enfermedad cuando son bebés o durante la infancia. Los bebés con eczema normalmente lo desarrollan en la cara, especialmente en las mejillas y la barbilla, pero también pueden desarrollar el eczema en el cuero cabelludo, pecho, espalda, brazos y piernas.

Los niños y los adultos desarrollan la erupción principalmente en el cuello, muñecas, tobillos y en las áreas que se doblan, como la parte interna del codo y la rodilla.

La picazón a veces es muy intensa, y puede ser bastante grave en algunos casos, haciendo que la piel quede tan irritada, hasta causar sangrado. Cuando esto ocurre, la erupción empeora, causando más inflamación y más prurito.

No existe una cura para el eczema, pero en la mayoría de los casos es fácil vivir con el problema, cuando se siguen las normas de prevención adecuadas. Descubrir lo que hace desencadenar la reacción y tratar los síntomas es generalmente lo que hará que tomes el control de la enfermedad.

Síntomas

  • Piel roja e inflamada
  • Piel seca y sensible
  • Picazón intensa
  • Erupción cutánea
  • Piel áspera
  • Áreas escamosas
  • Costras en la piel

Remedios Caseros Para el Eccema o Eczema

Alcanfor

Necesitas alcanfor y pasta de sándalo para este remedio casero, sólo tienes que hacer una mezcla de ambos ingredientes con una cucharada grande de alcanfor y otra cucharada grande de pasta de sándalo, te hará efecto inmediato si lo que te produce es picor.

Zinc

El zinc hace que la inflamación se reduzca en la piel, pero no es bueno abusar de él tampoco, hazte con unas cápsulas y pregúntale a tu médico sobre la toma diaria.

Nuez moscada

Aplicar ralladura o polvo de nuez moscada en las zonas de la piel donde tenemos el eccema hará que disminuya la inflamación y el picor intenso, lo puedes aplicar 4 veces al día.

La aleta de tiburón

La aleta de tiburón es muy recomendable por su cartílago, éste le aporta a la piel una serie de complejos vitamínicos necesarios para que haga frente al eccema y restaure los tejidos de la dermis.

Zumo de tomate

La sabiduría ancestral dice que bebiendo un vaso de zumo de tomate al día el eccema desaparece en cuestión de 7 días como mucho, ¿no estaría mal poner este remedio a prueba verdad?

Lácteos

Es recomendable evitar el consumo de lácteos y de los derivados de la leche en fase de padecimiento de eccema, también se restringe el consumo de huevos, cítricos y nueces, porque estos alimentos pueden dar lugar a que surja un empeoramiento de los síntomas y del eczema en los niños  y en los adultos.

Beber agua

Debido a que la piel cuando le brota el eccema sufre una deshidratación de la que apenas nos damos cuenta, es recomendable beber mucha agua para combatir este problema y evitar que empeoren los síntomas.

Evita el estrés

El estrés y la ansiedad son, en muchos casos de eccema en adultos, los causantes del problema, ya que el estrés hace que nuestro cuerpo produzca cambios químicos en las células, y entre los más habituales está el eczema de piel, así que otro remedio casero para el eccema o eczema sería evitar el estrés o aprender a manejarlo por todos los medios.

Aloe vera

El aloe vera es la planta de los dioses y como remedio natural para todas las enfermedades de la piel es buenísimo, desde una dermatitis, un acné, hasta un eccema, hará que triunfe sobre todos los demás remedios, tiene propiedades curativas, así que aplícalo sobre la zona al menos 3 o 4 veces por semana, seguramente en tres o cuatro día el eccema desaparece por completo.

Otros remedios naturales que te pueden interesar

Acidez estomacal Acné
Adelgazar Afonía
Afrodisíacos Agujetas
Alergias Alopecia (Caída del cabello)
Amigdalitis Ampollas
Anemia Ansiedad
Artrosis Asma
Bajar la presión arterial Balanitis
Blanquear dientes Blanquear piel
Blefaritis Bronquitis
Cabello Saludable Calambres
Callos o durezas Cansancio
Caspa Catarro
Celulitis Ciática
Cistitis Colesterol
Colitis Colon Irritable
Congestión nasal Conjuntivitis
Cucarachas Dejar de beber
Dejar de fumar Depresión
Dermatitis Diabetes
Diarrea Disfunción eréctil
Dolor de cabeza Dolor de espalda
Dolor de estómago Dolor de garganta
Dolor de lumbago Dolor de muelas
Dolor de oído Dolor de pies
Dolor de regla Dolores musculares
Eczema o eccema Erisipela
Esguinces Estomatitis
Estreñimiento Estrés
Falta de apetito Faringitis
Fibromialgia Fiebre
Flemas Flemones
Forúnculos Garrapatas
Gases Gastritis
Gastroenteritis Gingivitis
Golondrinos Golpes
Gonorrea Gota (ácido úrico)
Granos Gripe
Hemorroides Hepatitis
Hernias Herpes
Hígado graso Hipo
Hongos Hormigas
Incontinencia Indigestión
Infección urinaria Infertilidad
Inflamación Insomnio
Irritación de la piel Juanetes
Ladillas Laringitis
Llagas en la boca Mal aliento
Mareos Memoria
Menopausia Migraña o Jaqueca
Mocos Molusco Contagioso
Moratones Náuseas
Nervios Ojeras
Olor de pies Orzuelo
Otitis Picor de garganta
Piojos Psoriasis
Quemaduras Reflujo gástrico
Resaca Resfriado
Rinitis Ronquidos
Rosácea Sarampión
Sarna Sinusitis
Sudor o Hiperhidrosis Tinnitus o Acúfenos
Tiroides Tos
Triglicéridos Úlceras
Uñas encarnadas Urticaria
Vaginosis Varicela
Varices Verrugas
Vértigo Vitíligo
Vómitos