Saltar al contenido

Remedios Caseros Para La Conjuntivitis

remedios caseros para la conjuntivitis

La conjuntivitis es una irritación que afecta a los ojos y puede tener varias causas. Hay varios tipos de conjuntivitis y cualquier persona puede sufrir de esta terrible molestia.

Cuando la conjuntiva se irrita, los vasos sanguíneos que la componen se dilatan para expulsar sustancias tóxicas y llevar a los anticuerpos protectores a la superficie del ojo.

Síntomas

  • Molestia a luz, ya sea artificial o natural;
  • Ojos rojos e irritados;
  • Ojos hinchados;
  • Dolor de cabeza;
  • Lagrimeo;
  • Secreción;
  • Sensación de tener arena en los ojos

Causas

  • Infecciones por virus asociados con los resfriados, herpes simplex.
  • Infecciones bacterias contraídas por contacto entre las mano y los ojos al tocar cualquier cosa que haya estado en contacto con una sustancia infecciosa.
  • Cuerpos extraños que se encuentren bajo los párpados.
  • Exposición a la luz ultravioleta.
  • Alergias causadas por los productos cosméticos o soluciones utilizadas para limpiar las lentes de contacto.
  • Viento.
  • Humo y otros contaminantes del aire.
  • Cloro de la piscina.

Tipos de conjuntivitis

Alérgica

Las personas que sufren alergias, como rinitis, cuando entran en contacto con un elemento que desencadena la crisis alérgica, pueden presentar la irritación en los ojos. Este no es un tipo contagioso de conjuntivitis.

Infecciosa

Como es causada por una infección de hongos o bacterias, este tipo es contagiosa, por lo que tener contacto con objetos personales usados por la persona infectada puede transmitirla a aquellos que los utilizan.

Tóxica

La exposición a productos tóxicos, como los de limpieza o pinturas, a elementos que irritan los ojos como el humo, el maquillaje o hasta las tintas de pelo, pueden provocar la irritación en los ojos.

Bacteriana

Las conjuntivitis bacterianas, contagiosas, pueden ser causadas por varias bacterias, como el neumococo, el estafilococo, gonococo, etc.

Generalmente empiezan en un solo ojo, pasando fácilmente hacia el otro. Pueden ocurrir complicaciones muy graves, como el «endurecimiento» de los párpados, en la conjuntivitis diftérica. El ojo se queda semiabierto.

En los casos más graves aparecen úlceras que pueden evolucionar de manera preocupante, hasta la ceguera. Es común que aparezca secreción mucopurulenta, amarillenta, que se deposita en la esquina del ojo. Al amanecer, es a veces difícil abrir el ojo, cuyos párpados se quedan «pegados» debido a las secreciones.

Crónica

La conjuntiva puede mantenerse crónicamente inflamada en ciertas situaciones, como defectos que alteran la posición de los ojos y esfuerzo excesivo de la visión, por ejemplo, en conductores que necesitan trabajar por la noche.

La inflamación aguda, mal tratada, también puede convertirse en crónica, caracterizada por síntomas leves pero constantes, como ardor, irritación, enrojecimiento, sensación de peso, con los que el paciente acaba por acostumbrarse, descuidando el tratamiento.

Conjuntivitis en los niños

En los niños, aparece con razonable frecuencia la conjuntivitis folicular, provocada por sensibilidad a la luz solar.

Hay enrojecimiento, intenso parpadeo y formación de pequeños nódulos en la parte de dentro del párpado. Los agentes ambientales como el humo, el polvo y el polen son causa común de la conjuntivitis en los niños.

Se debe estudiar también la contribución de los virus y las bacterias. En particular, las conjuntivitis bacterianas merecen especial cuidado.

Remedios naturales para la conjuntivitis

Mira esto estupendo remedios caseros para la conjuntivitis:

  • Alternar compresas de agua fría con agua tibia dejándola unos 5 minutos sobre los ojos. Las frías contraen los vasos sanguíneos dilatados aliviando así los ojos rojos y la inflamación.
  • Coma una porción de yogurt de leche de cabra y también aplique un cataplasma de yogurt todos los días.
  • Sumerja la cara (y haga parpadear los ojos) dos veces al día en un recipiente de agua con una cucharada de sal.
  • Aplique un cataplasma caliente de manzanas cocidas, patatas crudas o pepino rallado enrollado en un paño.
  • Aplique compresas de bolsas húmedas de té o trozos de tela mojadas en infusiones concentradas de manzanilla.

Compresas de zanahoria

La zanahoria actúa como un anti-inflamatorio natural, ayudando a controlar los síntomas de la enfermedad.

Ingredientes

  • 1 zanahoria;
  • Algodón o gasa.

Preparación

Pasar la zanahoria por la batidora y utilizar el jugo para hacer compresas mojadas con algodón o gasas.

Se debe colocar la compresa sobre el ojo cerrado durante 15 minutos. Para mejorar el efecto, se recomienda renovar la compresa cada 5 minutos.

Esto se puede hacer 2 veces al día, siempre después del lavado de los ojos con agua o suero fisiológico.

Recomendaciones

Para prevenir la conjuntivitis, sugerimos:

  • No tocar ningún objeto que haya sido utilizado por una persona con conjuntivitis.
  • Para ayudar a mantener la salud de los ojos, muchos expertos de la visión recomiendan un comprimido diario que contenga vitaminas A, C y E.
  • No te expongas al agua de la piscina si tiendes a sufrir de conjuntivitis, o trata de usar gafas para nadar.

Una vez que tienes conjuntivitis:
Una higiene personal meticulosa ayuda a prevenir la re-infección o transmisión de infecciones oculares. Por lo tanto:

  • Las manos deben lavarse antes y después de tocarse los ojos.
  • La ropa de cama, toallas, almohadas y cualquier objeto de tejido que entre en contacto con los ojos deben lavarse por separado.
  • Los cosméticos no deben ser compartidos.
  • No utilice un antifaz para tapar los ojos a menos que el médico te lo recomiende, pues puede provocar la proliferación de organismos infecciosos.

Otros remedios naturales que te pueden interesar

Acidez estomacal Acné
Adelgazar Afonía
Afrodisíacos Agujetas
Alergias Alopecia (Caída del cabello)
Amigdalitis Ampollas
Anemia Ansiedad
Artrosis Asma
Bajar la presión arterial Balanitis
Blanquear dientes Blanquear piel
Blefaritis Bronquitis
Cabello Saludable Calambres
Callos o durezas Cansancio
Caspa Catarro
Celulitis Ciática
Cistitis Colesterol
Colitis Colon Irritable
Congestión nasal Conjuntivitis
Cucarachas Dejar de beber
Dejar de fumar Depresión
Dermatitis Diabetes
Diarrea Disfunción eréctil
Dolor de cabeza Dolor de espalda
Dolor de estómago Dolor de garganta
Dolor de lumbago Dolor de muelas
Dolor de oído Dolor de pies
Dolor de regla Dolores musculares
Eczema o eccema Erisipela
Esguinces Estomatitis
Estreñimiento Estrés
Falta de apetito Faringitis
Fibromialgia Fiebre
Flemas Flemones
Forúnculos Garrapatas
Gases Gastritis
Gastroenteritis Gingivitis
Golondrinos Golpes
Gonorrea Gota (ácido úrico)
Granos Gripe
Hemorroides Hepatitis
Hernias Herpes
Hígado graso Hipo
Hongos Hormigas
Incontinencia Indigestión
Infección urinaria Infertilidad
Inflamación Insomnio
Irritación de la piel Juanetes
Ladillas Laringitis
Llagas en la boca Mal aliento
Mareos Memoria
Menopausia Migraña o Jaqueca
Mocos Molusco Contagioso
Moratones Náuseas
Nervios Ojeras
Olor de pies Orzuelo
Otitis Picor de garganta
Piojos Psoriasis
Quemaduras Reflujo gástrico
Resaca Resfriado
Rinitis Ronquidos
Rosácea Sarampión
Sarna Sinusitis
Sudor o Hiperhidrosis Tinnitus o Acúfenos
Tiroides Tos
Triglicéridos Úlceras
Uñas encarnadas Urticaria
Vaginosis Varicela
Varices Verrugas
Vértigo Vitíligo
Vómitos