Saltar al contenido

Remedios Caseros Para La Bronquitis

remedios caseros para la bronquitis
Remedios Caseros Para La Bronquitis
5 (100%) 2 votes

Alivia la bronquitis de una manera diferente y muy segura haciendo uso continuo de estos remedios contra la bronquitis. Despídete de esta molesta infección cuanto antes y disfruta de la vida como debe ser, respirando correctamente. Los conductos que llevan el aire hasta los pulmones también deben ser cuidados con mucha atención, ¿no te parece?

Si empiezas tu día con una fuerte tos seca y terminas el mismo con tos flemosa, puede que tengas bronquitis. Esta suele ser molesta, dolorosa y sumamente desagradable. Pues todo esto se acaba aquí, con estos remedios caseros para la bronquitis que debes de aplicar cuanto antes.

¡No necesitas salir de tu casa para curar la bronquitis! Detalla esta inflamación de la mucosa de los bronquios a continuación y conoce como combatirla de manera correcta. Te aseguro que será más fácil de lo que te imaginas.

Eliminar la bronquitis naturalmente

Para tratar la bronquitis de manera natural, primero hay que definirla como se merece. La bronquitis es una infección en los conductos respiratorios que van desde el rostro hasta los pulmones.

Más concretamente hablando, se trata de una infección de los bronquios, uno de los dos tubos fibrocartilaginosos del cuerpo.

Los mayores síntomas que acarrean a esta infección suelen ser una fuerte tos seca o con mucosa. En algunos casos, dicha tos puede estar acompañada de sangre.

En menor instancia pero igual de probable, puede ser síntoma de afecciones cardíacas o afecciones pulmonares subyacentes. La buena noticia de todo esto, es que es una infección que se puede curar por si sola. Con unos días de reposo y un tratamiento sumamente sencillo basta y sobra.

No obstante, hay casos en los cuales la bronquitis puede durar mucho más tiempo. De hecho, se le conoce como “bronquitis crónica” a una bronquitis normal pero alargada por un periodo de 3 meses.

Es tan común la bronquitis que no se le puede acreditar una causa tangible y particular. Con una simple infección basta para tener bronquitis. Sin embargo, si se habla de bronquitis crónica, la causa más común se encuentra ligada con el tabaquismo.

Entre las complicaciones que puede tener la bronquitis destaca la neumonía. Esta llega cuando la infección se propaga a través de los pulmones. Estadísticamente hablando, se puede afirmar que uno de cada veinte casos produce neumonía.

Por si te lo preguntas, no es recomendable tratar la bronquitis con antibióticos. Esto es debido a que la infección es virulenta y no bacteriana. Un antibiótico simplemente no hará nada. Solo en casos específicos se recomiendan los antibióticos para la bronquitis.

Muy bien, dicho todo esto no queda más que determinar cómo eliminarla naturalmente. Esto, como ya se dijo, puede hacerse sin mucho riesgo y con ayuda de los alimentos específicos. ¡Ahora sabrás cuales son!

Los mejores remedios para combatir la inflamación de los bronquios

Se ha hablado ya de la bronquitis y sus características, ahora toca responder la premisa inicial. Conoce detalladamente todos aquellos tratamientos caseros para la bronquitis que tienen una base sumamente natural.

Mezcla de ajo, miel y cebolla

Uno de los remedios para la bronquitis aguda que siempre ayuda y funciona es la mezcla de ajo y miel. Estos tres componentes, son sumamente eficaces a la hora de eliminar cualquier clase de infección.

Lo único que debes hacer, es picar el ajo y la cebolla en pequeños trozos. Sumergirlos en miel e ingerirlo cuanto antes. Fácil ¿no lo crees?

Té con miel, jengibre y limón

A los amantes del cítrico y los sabores nuevos de seguro les encantará este remedio súper eficiente para la bronquitis. El mismo consiste en usar la miel, el limón y el jengibre para crear una especie de té relajante.

Pon a hervir un poco de agua y cuando esté lo más caliente posible deposítala en una taza. Luego de esto, deberás añadir a la taza de agua caliente una cucharada de miel, y unas gotas de limón. Por último, tendrás que agregar media cucharada de jengibre y dejar reposar hasta que esté tibio.

Tómalo todas las noches antes de dormir y verás que amanecerás mucho mejor que el día anterior. Todo esto gracias a las propiedades de estos tres elementos que combaten debidamente los síntomas de la bronquitis.

Masaje para curar la bronquitis

No solo puedes recurrir remedios comestibles para eliminar la bronquitis, también puedes optar por esta opción. Un buen masaje en la zona afectada te ayudará a pasar un mejor rato y a respirar como es debido.

Este método es altamente efectivo. Tan solo ármate de paciencia y aplica un masaje suave, de forma circular, por todo el cuello y el pecho. Puedes acompañarlo con una crema relajante si gustas.

Esta técnica logra equilibrar toda el agua de cuerpo y por tanto, te devuelve la circulación correcta de la misma. Esto es beneficioso ya que así las proteínas podrán llegar a las zonas más necesarias.

Té con fuertes aromas

Si lo que quieres es destapar tu nariz y volver a respirar de nuevo, necesitas con urgencia fuertes olores. Por tal motivo, uno de los mejores remedios para combatir la bronquitis terminan siendo los té aromatizados.

No importa qué clase de té sea, mientras tenga un buen aroma. Si quieres lograr esto último, puedes agregar tomillo y primavera al brebaje caliente que estás a punto de ingerir. ¡Esto te devolverá color al cuerpo y bienestar general!

No abuses de este tipo de té e ingiérelo preferiblemente todas las noches antes de dormir. Pasarás una noche tranquila y no tendrás que preocuparte más por la bronquitis.

Malva

Hay una receta para la bronquitis alérgica muy buena que funciona en la mayoría de estos casos. Dicha receta se basa en utilizar malva de manera desmedida en tu cuerpo.

¿Cómo ingerirla?, fácil, solo tienes que hervir un litro de agua e introducirle 50g de hojas de malva. Una vez haya reposado, puedes comenzar a tomarte esa bebida. Puedes repetir este proceso tres veces al día.

En la gama de expectorantes naturales que existen hoy en día, la malva es por lejos el mejor de todos. Ayuda a desaparecer la inflamación, a calmar la tos y favorece la expectoración. ¡Una planta más que útil!

Leche caliente con almendras

Una combinación exitosa que te ayudará a aliviar las molestias de la bronquitis es le leche con almendras. Para prepararla, solo debes dejar hervir la leche con unas dos o tres almendras en su interior.

Deja que el líquido lácteo absorba las bondades de la almendra y luego bébelo mientras este siga tibio. ¡Verás cómo obtienes un alivio inmediato en todo el sistema respiratorio!

Alimentos para tratar la bronquitis

alimentos naturales para la bronquitis

Ya conoces algunos de los remedios para los diferentes tipos de bronquitis que existen. Su efectividad es casi un hecho y por tanto deberían bastarte con solo estos para sentirte totalmente bien.

Pese a esto, aun se pueden encontrar algunos alimentos que pueden ayudar muchísimo a detener la bronquitis. A continuación una pequeña lista con los alimentos no mencionados hasta ahora:

  • Chile: Capaz de diluir la mucosidad de tu pecho y de los pulmones.
  • Orégano: Agente inflamatorio por excelencia que puedes incluir en todas tus comidas.
  • Canela: Poderoso combatiente contra la bronquitis y que puedes utilizar para endulzar tus dulces favoritos.
  • Agua: No por nada es el líquido de la vida.
  • Aceite de eucalipto: El cual tiene la capacidad de calmar hasta el más insistente dolor de cabeza. ¡También es bueno para la bronquitis agua!
  • Cúrcuma: Una raíz muy efectiva contra la bronquitis que es usada mucho en la India. Ayuda a aliviar los síntomas de la bronquitis.
  • Aceite de sándalo: Antiinflamatorio excelente que deja los bronquios en su estado original.

Y bien, estos son todos los alimentos y remedios que se tienen para ofrecer. Es casi seguro que existen muchas otras recetas más para aliviar la bronquitis de manera rápida y segura. No dejes de buscarlas todas y erradicar este mal cuanto antes.

Recomendaciones para tratar la bronquitis

Si aún tienes alguna duda en el asunto del tratamiento efectivo contra la bronquitis, pues lee esto último. Anota estos buenos consejos para controlar la bronquitis de manera definitiva y no te preocupes más por este mal. ¡Puedes llegar a sentirte bien en un abrir y cerrar de ojos!

  • Procura mantenerte hidratado en todo momento bebiendo mucha cantidad de agua.
  • Trata de mantenerte en reposo constante y no te esfuerces demasiado. ¡Esto solo hace que se ponga peor el malestar!
  • Si está a tu alcance, usa humificadores para mejorar tu respiración por las noches. Recuerda mantenerlos correctamente limpiado.
  • Toma baños de agua caliente de aproximadamente 15 minutos de duración. ¡Ello hará que te relajes!
  • No fumes, esto solo acarrea que la bronquitis empeore su estado. Puede llegar a convertirse en algo mucho más peligroso.
  • Evita los alimentos altos en sal que obligan a tu cuerpo a retener líquidos.
  • Modera el consumo de lácteos, ya que los mismos tienden a acrecentar la mucosidad en el organismo.
  • No te sometas a cambios bruscos de temperatura.
  • Acude a un doctor si la bronquitis es muy fuerte o si ha durado mucho más de tres meses.
  • Mantente relajado y no te estreses muy seguido.

La buena salud es algo que debe buscarse y mantenerse todos los días, no solo cuando estamos enfermos. Por tanto, aspira siempre al bienestar personal y no dejes en descuido todo lo que comunica tu cuerpo.

Qué es la bronquitis

El tabaquismo es el principal factor de riesgo para el desarrollo de la bronquitis crónica, una enfermedad con alto impacto en la disminución de la calidad de vida.

La bronquitis crónica es una de las enfermedades principales de las enfermedades respiratorias denominada enfermedad pulmonar obstructiva crónica – EPOC.

En la bronquitis crónica, las vías respiratorias se obstruyen por expectoración, teniendo dificultad para pasar el aire, obstaculizado por el engrosamiento y la inflamación de la mucosa bronquial.

Por estas razones, la falta de aliento (disnea) es una de las principales características clínicas de la bronquitis crónica o sus exacerbaciones.

Sin embargo, también se manifiesta con tos frecuente y producción de esputo. Esta tos es crónica cuando ocurre al menos 3 meses del año durante 2 años consecutivos.

Sin embargo, no sólo los fumadores tienen riesgo de desarrollar estas enfermedades, ya que los ex fumadores y cualquier persona constantemente expuesta al humo del tabaco (fumadores pasivos) también pueden padecerla, así como las personas expuestas a los contaminantes irritantes.

La medida fundamental para detener el progreso de la bronquitis crónica es la eliminación del factor causal, el tabaco. En muchos casos, se recupera la capacidad respiratoria, pero siempre y cuando no se hayan producido lesiones graves.

La rápida adopción de esta medida, tan pronto como se manifiesten los síntomas, es suficiente para resolver el problema y evitar complicaciones.

De todos modos, siempre que las lesiones bronquiales y pulmonares sean permanentes, el abandono del consumo de tabaco es recomendable, aun así, no será suficiente para evitar todos los problemas causados.

Cuáles son los síntomas de la bronquitis crónica

La manifestación típica es una tos acompañada de esputo, siendo este un mecanismo por el que las secreciones acumuladas en los bronquios pueden ser expulsadas al exterior.

Es una tos persistente que a pesar de emerger lentamente y de forma progresiva, en última instancia, se intensifica con los años.

Inicialmente, el esputo (o expectoraciones) es mucosa, de color blanquecino o incoloro, como la clara de huevo. Sin embargo, con el tiempo, la tos y la expectoración, más intensa por la mañana, puede ocurrir durante el día, a veces en forma de ataques muy violentos acompañados de una sensación de falta de aire.

Los síntomas se van acentuando periódicamente a través del desarrollo de las exacerbaciones, o episodios de bronquitis aguda, que suelen durar entre dos y tres semanas.

Estas exacerbaciones son más comunes en invierno, causando un aumento de la frecuencia y la intensidad de la tos y los cambios en el esputo (más grueso y de color amarillento o verdoso), fiebre, malestar general, dolor y otras manifestaciones típicas.

Los síntomas agudos disminuyen con un tratamiento adecuado después de la resolución de la infección, a diferencia de la tos y el esputo, que son más intensos después de cada episodio de bronquitis aguda.

Con el paso del tiempo y a medida que las defensas sufren un deterioro progresivo, los episodios agudos se hacen más frecuentes y prolongados, sucediéndose uno tras otro, durante gran parte del año.

Cuando la enfermedad es más severa, las alteraciones persistentes en la mucosa bronquial causan una obstrucción del paso del aire hacia los pulmones, lo que provoca una característica sensación de la dificultad para respirar o disnea, al principio sólo cuando se realiza algún esfuerzo, pero poco a poco más continuo, llegando a dificultar las actividades cotidianas.

En los casos más graves pueden aparecer los siguientes síntomas: Irritabilidad, temblores, confusión, somnolencia, coma y convulsiones.

Complicaciones

Además de favorecer episodios de bronquitis aguda, la evolución progresiva de la bronquitis crónica puede causar complicaciones, excepto en casos muy raros en los que se eliminan las causas, finalmente, se manifiestan con mayor o menor frecuencia en todos los individuos afectados reduciendo progresivamente su calidad de la vida.

La complicación más común es causada por la inflamación de la mucosa y estrechamiento de los bronquios, especialmente los más finos, lo que causa una obstrucción al paso del aire.

Como resultado, a pesar de penetrar con una cierta facilidad en los sacos alveolares con cada inhalación, el aire no puede salir bien a lo largo de la espiración, causando un aumento gradual de la presión en la misma, lo que facilita la ruptura de las paredes alveolares, dando origen al desarrollo de un enfisema, una enfermedad caracterizada por la expansión celular y el consiguiente déficit de la función respiratoria.

Esto hace, a medio plazo, una insuficiencia respiratoria debida a la disminución de intercambio de gases entre el aire y la sangre de los pulmones, con una escasez resultante de la oxigenación y el aumento de la concentración de dióxido de carbono, no siendo eliminado correctamente, se acumula en el cuerpo.

En ese momento, además de los síntomas típicos, tales como fatiga, dificultad para respirar y azulado de la piel (cianosis), la bronquitis crónica causa otro peligro debido a que la médula ósea tratará de compensar la situación con el fin de conseguir el máximo de oxígeno presente en el aire de los pulmones, produciendo un exceso de glóbulos rojos en la sangre, lo que lleva al aumento de la viscosidad de la sangre y el consiguiente peligro de trombosis o embolias.

Por otro lado, el déficit de ventilación en algunas áreas de los pulmones provoca cambios en la circulación pulmonar, originando una sobrecarga del corazón, un órgano que tiene que hacer un mayor esfuerzo para impulsar la sangre a los pulmones con el fin de llevar a cabo su oxigenación.

A largo plazo, este esfuerzo excesivo, puede causar una insuficiencia cardíaca, una complicación común de la bronquitis crónica a largo plazo, lo que provoca un deterioro significativo en la calidad de vida de los pacientes.

El tratamiento convencional

Es esencial dejar el tabaco, eviten ambientes contaminados y no se expongan al frío, ya que favorece la aparición de complicaciones infecciosas agudas.

A estos pacientes se les aconseja la administración anual de la vacuna antigripal como una medida de precaución y, por otra parte, en algunos casos, el médico también debe prescribir antibióticos durante las estaciones frías, como prevención.

Para mejorar la ventilación, por lo general se recurre al uso de broncodilatadores de diferentes tipos, se administran sistémicamente o en aerosoles.

También se pueden utilizar medicamentos destinados a fluidificar las secreciones bronquiales y facilitar la expectoración, aunque el método más sencillo y efectivo consiste en proporcionar un consumo adecuado de líquidos.

Como tratamiento complementario de acuerdo a las necesidades de cada caso, se puede proceder a una terapia respiratoria, por ejemplo, para fortalecer los músculos implicados y también para aprender a expulsar de manera más eficaz las secreciones bronquiales mediante la tos.

La práctica regular de actividad física moderada y el cumplimiento de una dieta equilibrada, que prevenga y combata el sobrepeso, son medidas que también se deben seguir.

Finalmente, en caso de desarrollar una insuficiencia respiratoria o una complicación de la enfermedad, deben ser implementadas las terapias adecuadas para aliviar el problema, entre los que se incluyen la hospitalización del paciente y administración de oxígeno durante el tiempo sea ​​necesario.

Otros remedios naturales que te pueden interesar

Acidez estomacalAcné
AdelgazarAfonía
AfrodisíacosAgujetas
AlergiasAlopecia (Caída del cabello)
AmigdalitisAmpollas
AnemiaAnsiedad
ArtrosisAsma
Bajar la presión arterialBalanitis
Blanquear dientesBlanquear piel
BlefaritisBronquitis
Cabello SaludableCalambres
Callos o durezasCansancio
CaspaCatarro
CelulitisCiática
CistitisColesterol
ColitisColon Irritable
Congestión nasalConjuntivitis
CucarachasDejar de beber
Dejar de fumarDepresión
DermatitisDiabetes
DiarreaDisfunción eréctil
Dolor de cabezaDolor de espalda
Dolor de estómagoDolor de garganta
Dolor de lumbagoDolor de muelas
Dolor de oídoDolor de pies
Dolor de reglaDolores musculares
Eczema o eccemaErisipela
EsguincesEstomatitis
EstreñimientoEstrés
Falta de apetitoFaringitis
FibromialgiaFiebre
FlemasFlemones
ForúnculosGarrapatas
GasesGastritis
GastroenteritisGingivitis
GolondrinosGolpes
GonorreaGota (ácido úrico)
GranosGripe
HemorroidesHepatitis
HerniasHerpes
Hígado grasoHipo
HongosHormigas
IncontinenciaIndigestión
Infección urinariaInfertilidad
InflamaciónInsomnio
Irritación de la pielJuanetes
LadillasLaringitis
Llagas en la bocaMal aliento
MareosMemoria
MenopausiaMigraña o Jaqueca
MocosMolusco Contagioso
MoratonesNáuseas
NerviosOjeras
Olor de piesOrzuelo
OtitisPicor de garganta
PiojosPsoriasis
QuemadurasReflujo gástrico
ResacaResfriado
RinitisRonquidos
RosáceaSarampión
SarnaSinusitis
Sudor o HiperhidrosisTinnitus o Acúfenos
TiroidesTos
TriglicéridosÚlceras
Uñas encarnadasUrticaria
VaginosisVaricela
VaricesVerrugas
VértigoVitíligo
Vómitos