Saltar al contenido

Remedios Caseros Para Las Anginas O Amigdalitis

tratamientos naturales para las anginas
Remedios Caseros Para Las Anginas O Amigdalitis
5 (100%) 2 votes

Las amígdalas o anginas son una parte muy delicada del cuerpo que tiende a inflamarse y a formar la conocida amigdalitis. Esta enfermedad puede ser realmente molesta y por tanto, hoy descubrirás alguno de esos remedios naturales para combatirla debidamente.

Esta inflamación puede llegar a ser grave para la salud si no se trata correctamente. Sus características, causas y tratamientos son los tópicos que se tocarán en las siguientes líneas.

Así que ponte cómodo y prepárate para saber mucho más acerca de este padecimiento y de cómo debes tratarlo.

Cómo curar las anginas naturalmente

Para las anginas o amígdalas, es muy común sucumbir ante la inflamación excesiva. Esto son unos ganglios linfáticos que se encuentran en la parte posterior de la boca.

Diariamente entran a nuestro organismo toda clase de cosas de manera oral, ya sean bacterias, virus o comida. Ello acarrea que esta zona tienda a inflamarse casi por cualquier cosa, trayendo a su vez la enfermedad antes mencionada.

La amigdalitis usualmente se acompaña con dificultad para tragar, segregación de moco y falta de apetito. Sin embargo, esta no es una regla general, ya que existen diferentes etapas de la amigdalitis. Dicho esto, se puede listar las etapas de la siguiente manera:

  • Primera etapa se caracteriza por el aumento de tamaño de las amígdalas palatinas. Usualmente, a esta altura no se le suele tomar mucha importancia y puede tratarse muy fácilmente.
  • Amigdalitis recurrente. Una fase un poco más avanzada de la amigdalitis que puede deberse ya a factores externos como contaminación del lugar. Esta clase de amigdalitis ya requiere que acudas a un médico para así eliminar que la misma siga empeorando.
  • Fiebre reumática y glomerulonefritis aguda. Esto podría catalogarse como una fase crítica de la amigdalitis, aunque tiene patologías y métodos de tratamientos diferentes a los mismos.
  • Absceso amigdalino. Especie de fase terminal de amigdalitis que requiere de una pronta asistencia profesional. Este suele ser un padecimiento grave que, en la mayoría de los casos, suele contrarrestarse mediante cirugía.

Aquí, solo se expondrán los remedios que puedes usar para las dos primeras fases y la amigdalitis de forma general. No incurras en el descuido y procura cerciorarte muy bien de qué es lo que pasa con tu cuerpo.

Utilidad de las amígdalas en el cuerpo humano

Pese a que esta parte del cuerpo suele ser extirpada con regularidad, lo cierto es que efectivamente tienen una utilidad. Dicha utilidad no es más que la de impedir el ingreso de gérmenes y virus en el interior del cuerpo.

Es por esto, que su inflamación y molestia es tan cotidiana si aún se tienen las amígdalas en perfecto estado.
Puedes diferenciar la amigdalitis de cualquier otra enfermedad si tomas en cuenta los siguientes síntomas:

  • Dificultad al tragar
  • Fiebre muy alta
  • Dolor de oídos
  • Pus en la garganta
  • Boca reseca
  • Dolor de cabeza y mareos
  • Debilidad excesiva
  • Dificultad a la hora de respirar
  • Pérdida parcial de la voz

Todos estos síntomas juntos aseguran, prácticamente, que vas a padecer o ya padeces de amigdalitis. Ya solo resta descubrir como curar las anginas naturalmente. ¡No es tan complicado como piensas!

Recetas caseras para combatir las anginas inflamadas

Si no deseas recurrir en un 100% de las veces a analgésicos o antibióticos, entonces aquí tienes una muy buena opción.

Opta por poner en práctica alguna de estas sencillas recetas para combatirlas y despreocúpate de este padecimiento cuanto antes. ¡Toma nota y empieza a aplicarlos en tu dieta cotidiana!

Lo más recomendable con esta clase de problemas, es consumir mucho líquido para limpiar el organismo. Como te darás cuenta a continuación, la mayoría de los remedios son esencialmente bebidas acuosas.

Té de tomillo, miel y limón

Hay infusiones o tés que son útiles para el tratamiento de la amigdalitis. Entre estos, resalta el té de tomillo, miel y limón que puede desinflamarlas satisfactoriamente. Para preparar este té tan particular necesitas:

  • 15g de tomillo
  • 250ml de agua
  • El jugo de medio limón
  • 25g de miel

Para prepararlo, solo requieres de calentar el agua con el tomillo por unos 5 minutos. Luego de esto, déjalo reposar y cuélalo de manera que no quede rastros del tomillo. Añade el jugo de limón y la miel y mézclalo con una cucharilla hasta que quede bien mezclado.

Todos estos ingredientes son antiinflamatorios excelentes y cada uno tiene un aporte mineral y vitamínico único. Ello convierte a este té en un perfecto contrincante contra la amigdalitis. ¡Tómalo varias veces al día para calmar la molestia de la garganta!

Limón y bicarbonato de sodio

De nuevo el limón hace acto de presencia en un remedio que calma la amigdalitis de una forma impresionante.

No solo calmarás la inflamación, sino que también limpiarás esas placas de pus que se pegan en las amígdalas causando incomodidad y dolor. Bastante útil ¿o no? Solo necesitas 15g de bicarbonato de sodio y el juego de un limón entero.

Si quieres prepararlo correctamente, mezcla los dos ingredientes antes mencionados y realiza gárgaras con los mismos ya mezclados. Repite este proceso unas 4 veces al día y tu inflamación de amígdalas disminuirá drásticamente.

Jarabe de miel e higos

Este sin duda es uno de esos remedios para desinflamarlas. Un jarabe potente capaz de aliviar cualquier dolor de garganta que puedas llegar a padecer.

Su preparación no es nada del otro mundo y no necesitas de ingredientes muy difíciles de conseguir. Aquí las proporciones y materiales que necesitas:

  • 50g de miel
  • 2 o 3 higos
  • Un cuarto de vaso de agua

Si quieres prepararlo, tan solo debes hacer lo siguiente:

  1. Calentar los higos anteriormente pelados y cortados en cubitos con la miel y el agua.
  2. Remover constantemente la mezcla con una cuchara de madera hasta que esté lista.

Sencillo, solo resta consumir una cucharada de este brebaje en ayunas, otra al medio día y otra antes de dormir. Procura de que obtenga una consistencia viscosa ya que si queda muy liquido no parecerá un jarabe. Incluye solamente una pequeña cantidad de agua en la mezcla.

Mezcla de Rábano, ajo y piña

Suena extraño, pero es realmente efectivo estos tres ingredientes si quieres eliminar la inflamación de las anginas. Necesitas lo siguiente:

  • Un rábano
  • 3 rodajas de piña
  • 250ml de agua
  • 2 dientes de ajo

Su método de preparación es sencillo:

  1. Licua el rábano previamente cortado con el agua y las rodajas de piña.
  2. Tritura los dientes de ajo y agrégalos a la mezcla.
  3. Espera a que todo quede como un batido homogéneo.

Eso es todo, un batido nutritivo y sabroso que puedes acompañar con tus comidas y el cual te ayudará gratamente. Será muy difícil que vuelvas a sufrir de amigdalitis de nuevo con estos ingredientes, tenlo por seguro.

Remedio con vino blanco y romero

Para los que buscan erradicar el virus que tanto les molesta (de ser el caso), se tiene este increíble remedio. Sus dos ingredientes clave son conocidos mundialmente por desinflamar y aliviar el organismo de manera interna. Sus proporciones, para hacer este elixir de manera exitosa, son:

  • 45g de romero
  • 100ml de vino blanco
  • 25g de miel (opcional, solo si quieres endulzar la mezcla)

Para llevarlo a cabo, tan solo necesitas calentar el vino junto al romero y dejar que absorba el sabor. Una vez que hierva, retíralo del fuego y déjalo tapado por un par de minutos. Cuélalo y mézclalo con la miel y luego solo resta hacer gárgaras 3 veces al día. Si el sabor te resulta agradable, puedes ingerirlo sin preocupaciones.

Las 2 mejores hierbas para curar la inflamación de las anginas

La naturaleza se hace presente de manera espectacular con estas 2 hierbas para curar la inflamación de las anginas. Estas hierbas llevan por nombre Salvia y Saponaria y juntas alivian cualquier dolor de garganta. Si quieres preparar una infusión o té con ellas, tienes que conseguir lo siguiente:

  • 15g de salvia
  • 8g de saponaria
  • 250ml de agua
  • 25g de miel

Calienta el agua junto a la salvia y la saponaria y deja que se cree una infusión natural. Hecho esto, cuela los ingredientes principales y agrega la miel paulatinamente. Trata de consumirlo lo más caliente que puedas para calmar el ardor en las amígdalas. ¡Realmente funciona este remedio!

Consejos para combatir la amigdalitis

Resta comunicarte todos aquellos consejos para desinflamar las anginas que tanto te hacen falta seguir. No los ignores y busca siempre el bienestar físico y psicológico en tu cuerpo. Dichos consejos son:

  • Hacer uso recurrente de estos ingredientes tan indispensables para aliviar la garganta:
    • Manzanas
    • Ajo
    • Piña
    • Manzanilla
    • Borraja
    • Miel
    • Sal
    • Agua
    • Limón
    • Leche
    • Arcilla
    • Romero
  • Lávate las manos con frecuencia y mantente aseado.
  • Tose y estornuda en un pañuelo de papel y bótalo una vez utilizado.
  • Evita compartir vasos o cubiertos con personas que padecen de esta enfermedad.
  • Acude ante un medico profesional si la molestia persiste.

¿A qué esperas para hacerlo? Pon a prueba lo que ahora sabes y deshazte de los problemas que tu garganta puede ocasionar. ¡Nunca fue más sencillo!

¿Qué es la Amigdalitis y cuáles son sus síntomas?

Común, recurrente y muy molesta son algunas de las palabras que mejor definen a la amigdalitis. Aun así, no solo eso se puede decir de esta particular enfermedad que ataca a las amígdalas.

¿Cuáles son las causas reales de la amigdalitis? ¿Dicha enfermedad puede llegar a prevenirse? ¿Es muy peligrosa esta enfermedad de las amígdalas?

Es un padecimiento  que ataca en gran medida a la pared lateral de la orofaringe.

Por curioso que suene, la palabra amigdalitis realmente se refiere a la inflamación de las amígdalas linfáticas. Sin embargo, se ha utilizado este término también para hacer alusión a la inflamación de las amígdalas palatinas. Además, la palabra amigdalitis deriva del latín “almendra”.

En lo que respecta a los síntomas de la amigdalitis, pues ciertamente se pueden citar los siguientes:

  • Fuerte dolor en la garganta acompañado de una fuerte sensibilidad en la zona.
  • Dolor de oídos constante el cual puede desencadenar mareos y pérdida del equilibrio.
  • Dolores de cabeza fortísimos.
  • Sensibilidad completa en toda la mandíbula.
  • Grandes dificultades para deglutir.

Cuando es causada por un virus, los síntomas suelen ser los siguientes:

  • Dolores de garganta leves que van aumentando con el tiempo.
  • Fiebre moderada, capaz de alcanzar unos 39 grados centígrados.
  • Enrojecimiento excesivo de las amígdalas.
  • Aparición de pequeños ganglios en el cuello.
  • Gran o moderado aumento de tamaño de las anginas.

Por otra parte, cuando se trata de amigdalitis causada por bacterias, dichos síntomas suelen ser los siguientes:

  • Fuerte y punzante dolor de garganta que comienza sin previo aviso.
  • Fiebres que superan los 39 grados centígrados.
  • Un aumento desproporcional de los ganglios del cuello, lo cual hace que tocarlos sea muy doloroso.
  • Náuseas y vómitos recurrentes.
  • Dolor abdominal fuerte que suele acompañarse con dolor de cabeza.
  • Aumento desproporcional del tamaño de las amígdalas. ¡Puede que haya presencia de pequeñas hemorragias o focos de pus en la zona afectada!

Estos síntomas demuestran que no es un simple juego el padecer esta enfermedad tan particular. ¡Podría llegar a ser grave si no se trata con cuidado!

Causas de la Amigdalitis

La más frecuente de todas resulta ser la relacionada con los virus malévolos que se cuelan en el tracto respiratorio. Virus como los que causan herpes o el VIH pueden ser los responsables de la amigdalitis.

De igual modo, la amigdalitis también puede ser causada por bacterias que tiendan a posarse en las amígdalas. La más común de todas estas es la que se conoce como bacteria estreptococo.

Básicamente, las bacterias y los virus que pueden causar la amigdalitis son:

  • Los adenovirus.
  • La bacteria Streptococcus pyogenes.
  • El virus de la influenza.
  • Los enterovirus.
  • El virus del herpes simple.
  • Los virus para-influenza.

Es importante mencionar que 2 de cada 3 casos de amigdalitis son causados por virus. ¡También que la edad más propicia para contraer la enfermedad es desde los 3 hasta los 15 años!

Complicaciones de la Amigdalitis

Como cualquier otra enfermedad, si la amigdalitis no se trata adecuadamente, esta puede llegar a complicarse. Entre sus múltiples complicaciones se puede encontrar lo siguiente:

  • Abscesos en el área alrededor de las amígdalas, lo cual puede desencadenar problemas serios al respirar.
  • Enfermedades renales, más si es amigdalitis por estreptococo.
  • Fiebre reumática o cualquier otro tipo de enfermedad relacionada con problemas cardíacos.

Quizás no parezca severo, pero hay que entender que estos problemas pueden ser muy graves a largo plazo. Por ende, se debe incurrir a tratar la Amigdalitis de la mejor manera posible y también a acudir ante un especialista.

Solo esta persona puede decirte cómo proceder con el tratamiento. Esto, por supuesto, después de haber analizado la amigdalitis que padeces.

Diagnóstico y tratamiento convencional

Habiendo tocado el tema del tratamiento de la amigdalitis, es necesario ampliar un poco más estos conocimientos. Ello, haciendo alusión a las cosas que se estilan hacer para tratar la amigdalitis.

En primera instancia se debe mencionar que el tratamiento para la amigdalitis depende de la causa de la misma. Así pues, en dado caso de que sea una amigdalitis por bacterias, no quedará más opción que tomar antibióticos. ¡Esto durante un tiempo establecido por el especialista por supuesto!

En dado caso de que sea una amigdalitis por virus, lo que se estila hacer es tratar los síntomas que desemboca la infección. Tomar antiinflamatorios, calmantes y demás medicamentos es lo más normal en estos casos. Ello, gracias a que aún no hay manera de eliminar ese virus de las amígdalas.

Ahora bien, en lo que se refiere al diagnóstico de la amigdalitis, vale mencionar que esto lo lleva a cabo un profesional. El mismo, examinará la garganta del paciente y realizará pruebas específicas para determinar la causa real de la inflamación. ¡Así de simple!

Prevención de la Amigdalitis

Se puede empezar sugiriendo que se mantenga una vida saludable y con un nivel de higiene elevado.

Lavarse las manos, cepillarse y comer saludablemente ayuda en gran medida. También puede ser útil descansar y no estar cerca de personas con virus o bacterias en su interior, ya que se puede contagiar.

Otra forma efectiva de prevenirla es acudir periódicamente ante un médico para que te examine. Él podrá detectar a tiempo si tienes presencia de virus o bacterias que puedan desencadenarla.

Otros remedios naturales que te pueden interesar

Acidez estomacalAcné
AdelgazarAfonía
AfrodisíacosAgujetas
AlergiasAlopecia (Caída del cabello)
AmigdalitisAmpollas
AnemiaAnsiedad
ArtrosisAsma
Bajar la presión arterialBalanitis
Blanquear dientesBlanquear piel
BlefaritisBronquitis
Cabello SaludableCalambres
Callos o durezasCansancio
CaspaCatarro
CelulitisCiática
CistitisColesterol
ColitisColon Irritable
Congestión nasalConjuntivitis
CucarachasDejar de beber
Dejar de fumarDepresión
DermatitisDiabetes
DiarreaDisfunción eréctil
Dolor de cabezaDolor de espalda
Dolor de estómagoDolor de garganta
Dolor de lumbagoDolor de muelas
Dolor de oídoDolor de pies
Dolor de reglaDolores musculares
Eczema o eccemaErisipela
EsguincesEstomatitis
EstreñimientoEstrés
Falta de apetitoFaringitis
FibromialgiaFiebre
FlemasFlemones
ForúnculosGarrapatas
GasesGastritis
GastroenteritisGingivitis
GolondrinosGolpes
GonorreaGota (ácido úrico)
GranosGripe
HemorroidesHepatitis
HerniasHerpes
Hígado grasoHipo
HongosHormigas
IncontinenciaIndigestión
Infección urinariaInfertilidad
InflamaciónInsomnio
Irritación de la pielJuanetes
LadillasLaringitis
Llagas en la bocaMal aliento
MareosMemoria
MenopausiaMigraña o Jaqueca
MocosMolusco Contagioso
MoratonesNáuseas
NerviosOjeras
Olor de piesOrzuelo
OtitisPicor de garganta
PiojosPsoriasis
QuemadurasReflujo gástrico
ResacaResfriado
RinitisRonquidos
RosáceaSarampión
SarnaSinusitis
Sudor o HiperhidrosisTinnitus o Acúfenos
TiroidesTos
TriglicéridosÚlceras
Uñas encarnadasUrticaria
VaginosisVaricela
VaricesVerrugas
VértigoVitíligo
Vómitos