Saltar al contenido

Remedios Caseros Para La Afonía

remedios caseros para la afonia

Las personas que utilizan la voz como herramienta de trabajo pueden llegar a perderla si fuerzan demasiado o no la usan de la forma correcta. De todos modos, cualquier persona puede estar afónica por varias razones: resfriados, debido al humo, gritar, etc…

En cualquier caso, este artículo veremos algunos consejos sobre cómo tratar la afonía con remedios caseros.

Remedios y consejos para tratar la afonía de manera natural

Si estás afónico o afónica, es muy importante que bebas abundantes líquidos durante el día para mantener la humedad de las cuerdas vocales. Se recomienda beber mucha agua, otras bebidas también puede ayudar como los zumos naturales.

Si tienes dolor de garganta, al contrario de lo que puede parecer lógico, los líquidos fríos son beneficiosos para reducir la inflamación y aliviar el malestar que causa esta inflamación.

Además, no se debe forzar la voz, trata de hablar sólo lo necesario. Si su profesión requiere el uso de tu voz de forma obligatoria, como puede ser el caso de maestros, cantantes, periodistas, entre otros, puede ser recomendable que cojas unos días de descanso o trates de reducir el máximo las horas hablando durante el día.

Remedios naturales para la afonía

Un buen remedio casero para cuando estás afónico es el jengibre, un tubérculo con propiedades medicinales muy recomendables para las condiciones de la garganta. Lo ideal es preparar una infusión a base de raíz de jengibre junto con el zumo de un limón y miel.

Si no sabes cómo preparar esta infusión de jengibre te recomendamos que veas el siguiente artículo donde lo explicamos paso paso:

También puedes preparar una infusión de agua caliente con jugo de limón y un poco de miel y tomarlo durante el día. Es sedante y tiene las propiedades calmantes de la miel, que te ayudarán a reducir el dolor, junto con el poder antiséptico del limón y la vitamina C.

Si quieres conocer todas las propiedades que tiene este remedio de limón con miel, te recomendamos leer otro artículo sobre los beneficios de limón con miel:

Otra buena solución casera para la afonía consiste en preparar un jarabe a base de cebolla y azúcar moreno. Para ello, poner a hervir dos cebollas grandes en aproximadamente la mitad de un litro de agua y dejar cocer durante quince minutos. A continuación, drenar el agua y añadir el azúcar.

Tomar esta preparación durante todo el día, especialmente antes de ir a dormir.

También puedes tratar la afonía con tomillo. Para ello, sólo debes hervir una cucharada de esta planta aromática en una taza de agua y beber el jugo, añadir el zumo de 1 limón y miel.

La zanahoria es otro alimento que puede ayudarte a recuperar tu voz. Para esto, es necesario hervirlas, cortarlas en trozos y apretar bien para poder beber el jugo resultante.

Además de conocer estos remedios caseros, será esencial cumplir con todas las recomendaciones para prevenir la afonía, como:

  • Usar la voz correctamente, sin gritar.
  • Respirar correctamente.
  • Hidratarse bien todos los días.

Si la afonía persiste durante varios días, lo mejor es acudir al médico para que te examine y recete un tratamiento más adecuado para que tu voz vuelva a la normalidad.

Otros remedios naturales que te pueden interesar

Acidez estomacal Acné
Adelgazar Afonía
Afrodisíacos Agujetas
Alergias Alopecia (Caída del cabello)
Amigdalitis Ampollas
Anemia Ansiedad
Artrosis Asma
Bajar la presión arterial Balanitis
Blanquear dientes Blanquear piel
Blefaritis Bronquitis
Cabello Saludable Calambres
Callos o durezas Cansancio
Caspa Catarro
Celulitis Ciática
Cistitis Colesterol
Colitis Colon Irritable
Congestión nasal Conjuntivitis
Cucarachas Dejar de beber
Dejar de fumar Depresión
Dermatitis Diabetes
Diarrea Disfunción eréctil
Dolor de cabeza Dolor de espalda
Dolor de estómago Dolor de garganta
Dolor de lumbago Dolor de muelas
Dolor de oído Dolor de pies
Dolor de regla Dolores musculares
Eczema o eccema Erisipela
Esguinces Estomatitis
Estreñimiento Estrés
Falta de apetito Faringitis
Fibromialgia Fiebre
Flemas Flemones
Forúnculos Garrapatas
Gases Gastritis
Gastroenteritis Gingivitis
Golondrinos Golpes
Gonorrea Gota (ácido úrico)
Granos Gripe
Hemorroides Hepatitis
Hernias Herpes
Hígado graso Hipo
Hongos Hormigas
Incontinencia Indigestión
Infección urinaria Infertilidad
Inflamación Insomnio
Irritación de la piel Juanetes
Ladillas Laringitis
Llagas en la boca Mal aliento
Mareos Memoria
Menopausia Migraña o Jaqueca
Mocos Molusco Contagioso
Moratones Náuseas
Nervios Ojeras
Olor de pies Orzuelo
Otitis Picor de garganta
Piojos Psoriasis
Quemaduras Reflujo gástrico
Resaca Resfriado
Rinitis Ronquidos
Rosácea Sarampión
Sarna Sinusitis
Sudor o Hiperhidrosis Tinnitus o Acúfenos
Tiroides Tos
Triglicéridos Úlceras
Uñas encarnadas Urticaria
Vaginosis Varicela
Varices Verrugas
Vértigo Vitíligo
Vómitos